Día de Muertos: tradición milenaria

Esta colorida celebración se remonta a las épocas previas a la llegada de los españoles a América y en ella se honran las almas de los seres queridos que han dejado esta vida

Por:

El paso de la vida a la muerte es un momento emblemático que ha causado admiración, temor e incertidumbre al ser humano a través de la historia.
Por muchos años en diversas culturas se han generado creencias en torno a la muerte que han logrado desarrollar toda una serie de ritos y tradiciones ya sea para venerarla, honrarla, espantarla o incluso para burlarse de ella.

México es un país rico en cultura y tradiciones; uno de los principales aspectos que conforman su identidad como nación es la concepción que se tiene sobre la vida, la muerte y todas las tradiciones y creencias que giran en torno a ellas.

La Fiesta de Día de Muertos en México es una celebración ancestral que ha sido reconocida como una expresión cultural identitaria del pueblo mexicano, por lo cual fue incluida en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO el 7 de noviembre de 2003.

En nuestro país cada pue-blo o región tiene sus propias tradiciones, usos y costumbres. Pero si hay una tradición que encontramos en cada uno de ellos es, sin lugar a dudas, la celebración del Día de Muertos, donde cada familia se prepara para recibir a las almas de los seres queridos que han partido, de acuerdo con el portal visitmexico.com

El culto a la muerte en México no es algo nuevo, pues los orígenes de esta celebración son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca.

Entre los pueblos prehispánicos era común la práctica de conservar los cráneos de los muertos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.
El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto y se celebraba durante un mes completo.
Las festividades eran presididas por la diosa Mic-tecacíhuatl, conocida como la Dama de la Muerte (actualmente relacionada con La Catrina, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.

Mosaico mexicano

Esta celebración varía de región a región, aunque en todos los lugares tiene un principio común: la familia se reúne para dar la bienvenida a las ánimas, colocar los altares y las ofrendas, visitar el cementerio y arreglar las tumbas, además de asistir a los oficios religiosos, despedir a los visitantes y sentarse a la mesa para compartir los alimentos, que tras haber sido levantada la ofrenda, han perdido su aroma y sabor, pues los difuntos se han llevado su esencia.

Se cree que las almas de niños regresan el primer día de noviembre, y las de los adultos el 2 del mismo mes.

Uno de los símbolos comunes del Día de Muertos son las calacas: cráneos que los celebrantes representan con máscaras.

Las calaveras de dulce, por su parte, tienen inscritos los nombres de los difuntos (o en algunos casos de personas vivas en forma de bromas) en la frente y son consumidas por parientes o amigos. Otros platillos especiales incluyen el tradicional pan de muerto, un panecillo que se hornea en diferentes figuras.
El elemento más característico de esta festividad son los altares con sus ofrendas, una representación de nuestra visión sobre la muerte, llena de alegorías y de significados.

Fieles difuntos: Cuenta la tradición que las ánimas llegan en orden a las 12 horas de cada día, siendo el más generalizado:

28 de octubre: quienes murieron a causa de un accidente, o los de muerte repentina y violenta.
29de octubre: quienes murieron ahogados.
30de octubre: las ánimas solas sin familiares, los huérfanos y los criminales.
31de octubre: los limbos, los que nunca nacieron o no recibieron el bautismo.
1de noviembre: los niños, también llamados “angelitos”.
2de noviembre: a los muertos adultos.

EL DATO

28 de octubre se cree que empiezan a llegar las ánimas, y es desde esta fecha en que inicia la celebración del Día de Muertos en México.

Loading...
Revisa el siguiente artículo