La historia de una asistente de exorcismos

VICE entrevistó a una mujer que ha estado presente en esta actividad

Por VICE

María Vertella nació en Bari, Italia, hace 79 años. Emigró a Venezuela huyendo de la segunda guerra mundial, para posteriormente casarse y tener 6 hijos. Lleva 20 años siendo parte de la Renovación Carismática Católica de Venezuela, en donde se desempeña como asistente del padre Jaime Kelly, un irlandés radicado en Venezuela que, según María, es el único que posee la investidura en el país para efectuar un exorcismo.

Contrario a lo que pensaba, María es una persona adorable, dulce y amable, algo cuando menos curioso para alguien que tiene como oficio diario escuchar, ver, y empaparse de los problemas o malas energías de las personas que acuden a ella. Su piel arrugada por los años y ojos marrones se iluminaron al recordar las veces en las que ha podido ayudar a todo tipo de personas a liberarse de —como ella dice sin tapujos— “el diablo”.

“Las liberaciones y exorcismos son casos que se mantienen en un bajo perfil. La iglesia católica no habla de estos casos. Solo tienen algún conocimiento aquellas personas que se han visto en la necesidad de requerir los servicios del padre Kelly y mis colegas en la Renovación Carismática”, dice María.

María aceptó hablar conmigo y me citó en su casa a las cuatro de la tarde, justo dos horas antes de su misa diaria. Me recibió en su sala forrada de paredes verdes, fotos del Papa Francisco y un par de Biblias, y nos sentamos a platicar sobre las más de 100 personas que ha ayudado a liberar de algún espíritu maligno, mediante lo que ella llama “oraciones de sanación” y en algunos casos extremos, exorcismos.

VICE: Buenas tardes, señora María, gracias por recibirme.

María: No hay de qué. Mucha gente no cree en estas cosas y están seguros que el diablo no existe o lo toman a la ligera, lo cual es un error y es precisamente lo que él quiere. Pasa lo mismo con la brujería, que es normalmente la entrada de cualquier espíritu maligno al ser humano. Muchas personas acuden a practicantes de esta para beneficio personal o herir a otra persona, y terminan ellos mismos siendo los afectados.

¿La brujería influye en que alguna persona termine poseída?
Si hay algo en lo que la gente relacionada con instituciones religiosas coincide, es en que el diablo —o cualquier entidad maligna— aparece cuando se invocan por prácticas de brujería, espiritismo, y cosas por el estilo. Es la causa número uno en casos de posesión, ya sea por practicarla por ser víctima de algún trabajo de terceros.

¿Cómo sabe si una persona está poseída o no?
Lo más común que se ve es la capacidad para hablar en idiomas extraños, agresividad excesiva, sonidos extraños y a veces no soporta el agua bendita. También depende mucho de la voluntad que haya en la persona, si esta de verdad quiere sanar o no. Pero he visto de todo, desde personas que vomitan sangre a algunos que se arrastran en el piso como una serpiente.

Esto quiere decir que muchas de las películas que vemos en el cine son ciertas.

Bueno, no he visto muchas, solo recuerdo haber visto El Exorcista cuando salió y sí, tiene muchas partes reales. Mi hija leyó el libro cuando vivió en Bari; ella si te podría contar más sobre eso.

¿Cómo diferencia usted una enfermedad psiquiátrica a alguna posesión sobrenatural?
Caramba, hay muchos doctores que nos han enviado a sus pacientes debido a que —según toda la experiencia médica que ellos tienen— los síntomas que presentan no son correspondientes a alguna enfermedad. Igual hay personas que no se quieren curar, sea con nosotros o con doctores. La iglesia regala la sanación a cualquier persona que la necesite.

¿Las entidades que ocupan a las personas tienen algún nombre propio?

Digamos por ejemplo: Asamir.
Ya uno con la experiencia que tiene sabe manejar lo que tiene de frente, pero normalmente es el padre Kelly quien le da un nombre a la entidad con la que estemos luchando. Recuerdo un caso en que el padre identificó la siembra de uno de los siete pecados capitales en una niña, y esa entidad, debido al pecado que le sembró, tenía su nombre.

¿Me puede decir el nombre de la entidad?
No.

OK. Debido a todas las personas con problemas, entidades, malas energías, que usted ha recibido y ayudado a sanar en estos últimos veinte años, ¿no está usted misma en peligro de ser poseída o es más propensa a algún tipo de secuelas?
Todos estamos en peligro del demonio; él es muy astuto y no es tan fácil de evadir sus tentaciones. En las liberaciones he sentido dolores de cabeza, taquicardia, mareos, pero hay que tener un espíritu fuerte, ya que si no, hay peligro real debido a las fuerzas malignas con las que estamos luchando.

Acá en esta casa siempre vienen mis colegas de la congregación y oramos; es bueno mantener las buenas energías. Sin embargo, mis hijas y nietas siempre dicen que en cada foto que me toman en la sala de al lado, a mi alrededor se pueden observar unas manchas blancas, pero yo no me preocupo por eso. Dios siempre está conmigo.

LEE LA NOTA COMPLETA EN VICE 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo