Cómo hacer que duren más las flores de Nochebuena

El color rojo de la Nochebuena engalana la temporada decembrina; sigue estos consejos para que perdure más allá de Navidad

Por Arianna Bustos

La temporada navideña se ve decorada cada año por las flores de nochebuena, lamentablemente si no se tienen buenos cuidados el fulgor que la caracteriza durará apenas inicie el 2017.

Para que eso no suceda, te recomendamos seguir los siguientes tips:

– Los lugares iluminados serán lo mejor si se encuentra en el período de floración. De acuerdo a Roberto Vélez, experto botánico, “los balcones son el lugar ideal para este tipo de planta”.

– El riego no debe ser abundante, un par de veces por semana, sin “inundar” la maceta. Se sugiere que con cada cambio de lugar se aumente la cantidad de agua, hasta que la flor se acostumbre a su nuevo espacio.

– Si las hojas cambian de color y dejan de lucir rojas, es probable que les falte luz o estén recibiendo mucha agua.  Evita tallarlas, tocarlas o rociarlas directamente, esto afectará su color.

– Contempla cambiarla de la maceta a la jardinera. Expertos detallan que la nochebuena puede alcanzar hasta cinco metros si tiene el espacio necesario para crecer.

– De acuerdo a ActitudFem, “Regar una vez a la semana y abonar siempre con un abono suave, a poder ser biológico, va a ser muy beneficioso para nuestra planta”

-Contempla que en febrero o marzo sus hojas retomarán el color verde y volverá a florecer en noviembre, aproximadamente.

– No dejes que tus mascotas se acerquen a la nochebuena; los perritos comúnmente orinan las plantas y  en este caso, la urea las mata.

Si en algún momento contemplas algunas plaga, limpia con agua jabonosa y separa del resto de tus plantas para evitar que se contagien.

-Por su parte Kiwilimón aconseja mantenerlas bajo luz blanca,  esto hará que la flor tome un color mucho más intenso.

Cuidados de la Nochebuena. Foto | Cuartoscuro

Datos curiosos de la Nochebuena

  • La planta, que pertenece a la familia de las Euphorbiasas, es nativa de México y se puede encontrar de dos formas: como un arbusto silvestre que crece en el sol en climas cálidos en estados como Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas.
  • El conocimiento de este arbusto y sus propiedades datan de la época prehispánica, en la que se le llamaba cuetlaxóchitl, que en náhuatl significa “Flor que se marchita

LO MÁS VISTO EN VIDEO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo