En 2050 habrá más plástico que peces en el mar: científicos

Ha habido reportes de todo el mundo sobre el impacto de la contaminación por plástico que está teniendo tanto el ambiente de la costa marina como la vida salvaje que habita esas regiones

Por VICE

Cuando estás conduciendo por la carretera de la costa oeste en la Isla de Vancouver, es difícil que no te sorprenda la belleza natural circundante. El tramo de 100 kilómetros de la carretera que va de Victoria a Port Renfrew está bordeado por el extenso Océano Pacífico por un lado y la exuberante selva por el otro. Dispersa entre los árboles y el océano hay una plétora de playas donde la gente camina, navega, nada y acampa; es un paraíso para los amantes del aire libre.

Sin embargo, debajo del desierto puro hay una epidemia global que se infiltra lentamente en los océanos y las playas de Canadá. Basura.

En una típica tarde de la costa oeste húmeda de invierno, me dirigí a la playa de Sombrio, localizada aproximadamente a 20 km al sur de Port Renfrew, para ver con mis propios ojos el impacto que la basura está teniendo en nuestro océano y playas. Pasé la tarde con un grupo internacional llamado la Fundación Surfrider cuyo mandato "se dedica a la protección y al entretenimiento de los océanos, olas y playas del mundo a través de una poderosa red de activistas".

Surfrider empezó como un pequeño movimiento con sede en California durante la década de 1980 y ahora cuenta con más de 50.000 miembros con aproximadamente 80 secciones alrededor del mundo, incluyendo tres en Canadá. Cada mes, la sección de la Isla de Vancouver tiene una limpieza de playa, donde los voluntarios se ponen guantes, botas de goma y recogen basura.

Voluntarios insuficientes 

En este día, se distribuyen docenas de voluntarios por la playa, apilando botellas, colillas de cigarros, popotes de plástico, latas de cerveza, chanclas y un surtido de basura en botes blancos. Por ultimo, el grupo deposita la basura en una lona azul gigante donde se clasifica y se lleva a un camión para la eliminación adecuada. Después de que recogen y pesan la basura, los voluntarios acaban recogiendo aproximadamente 294 kilos de basura, incluyendo un alambre gigantesco que fue arrastrado hasta la orilla. 

Es un problema que ha hecho que los locales entren en acción.

"He venido a esta playa desde que era pequeño", dijo Jammie McKay, presidente de la sección de Surfrider de la Isla de Vancouver y organizador principal de la limpieza de Sombrio. McKay agregó que eventualmente empezó a salir a las limpiezas con Surfrider y antes de que lo supiera, ya estaba ayudando a dirigir la sección local.

Surfrider tiene varias iniciativas y campañas que se enfocan en el acceso a las playas, a la preservación de las costas, a las aguas no contaminadas, a la protección de los océanos y a la contaminación plástica. La contaminación por la basura y el plástico se ha convertido en una epidemia global, y Surfrider está trabajando duro para combatirla.

En septiembre del año pasado, se recogieron más de 40 toneladas de basura únicamente de las playas de la Isla de Vancouver. Se supone que una buena porción de la basura vino con el tsunami de Japón del 2011. Sin embargo, el problema no se limita sólo a la Isla de Vancouver; en 2015 un estudio estimó que el océano contenía 5.25 billones de piezas de basura y más. Algunos incluso estiman que para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano.

Ha habido reportes de todo el mundo sobre el impacto de la contaminación por plástico que está teniendo tanto el ambiente de la costa marina como la vida salvaje que habita esas regiones. Hace poco, una ballena frente a la costa noruega fue encontrada con más de 30 bolsas de plástico en su estomago. En Canadá, los investigadores han advertido que el plástico está afectando a los pájaros y a la vida marina de menor tamaño. Para un país con la costa más grande, es un problema que no está mejorando.

"La cantidad de plástico en las playas está empeorando", dijo Gillian Montgomery, el gerente de la sección Surfrider de la Isla de Vancouver. Montgomery también dijo que por lo que ha visto, la contaminación plástica sólo ha empeorado los últimos años y no está mejorando. Es una frustración que también respalda su colega McKay, "El gobierno no dice públicamente que los plásticos son un problema porque tenemos reciclaje, simplemente asumen que el reciclaje se encarga de todo".

El consumismo, gran riesgo

Una buena porción de la contaminación plástica se le atribuye a la cultura de usar y tirar. Los vasos de café, botellas de agua y las bolsas de plástico son sólo algunos de los responsables que muchas veces terminan en el océano o en la playa. Algunos de estos plásticos, una vez que están en el océano, se deshacen en miles de micro plásticos. En otras palabras, los plásticos se fragmentan en partículas más pequeñas a medida que la luz del sol las hace quebradizas y las olas las rompen, dejándolas a la deriva para ser ingeridas por la vida marina.

"La mayoría de los océanos ya contienen una cantidad de micro plásticos", Marcus Eriksen, cofundador y director de investigación de 5 Gyres Institute, un grupo sin fines de lucro "que le da poder a acciones contra la crisis de salud global de la contaminación plástica a través de la ciencia, arte, educación y aventuras", le contó a VICE.

Las investigaciones en el impacto de los micro plásticos son relativamente nuevas; como resultado, el conjunto de datos fidedignos está en su mayoría incompleto. Sin embargo, la Dra. Marie Noel, gerente de investigación del Programa de Investigación de Contaminación Oceánica en el Acuario de Vancouver, dijo en un estudio que "… hay 3.000 partículas de micro plásticos por metro cúbico de agua de mar… es una cantidad significativa". Se han publicado algunos artículos sobre el impacto de los micro plásticos, pero Noel espera tener un informe completo en algún momento en el futuro cercano.

Termina de leer en VICE México 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo