Nomeolvides: la fonda que rescata los sabores de nuestra cocina

El chef Juan Carstensen busca, en esta fonda, rescatar esas recetas tradicionales mexicanas que por tiempo ha ido desapareciendo de los menús cotidianos

Por Lucia Hernández
Plato placero: cecina, chorizo rojo almendrado, chorizo verde, obispo y más. | Rodrigo Orozco
Nomeolvides: la fonda que rescata los sabores de nuestra cocina

Nomeolvides se define como una fonda en toda la extensión de la palabra. Un lugar pequeño pero acogedor, atendido por su dueño donde se sirven platillos hechos a base de productos locales y de temporada.

“Con este proyecto buscamos, mis socios y yo, rescatar la cocina más representativa de México. No me atrevería a decir tradicional, pero sí la que más grabada se ha quedado en mi memoria”, escribe el chef Juan Carstensen en la descripción del restaurante en donde cada semana sirve un menú diferente además de los platillos que permanecen en la carta.

Tesoros como el tlapique (una técnica de cocción que en náhuatl significa ”cosa envuelta en hojas de maíz”), la salsa molcajeteada, el entomatado y muchos más platillos de la gastronomía mexicana están de regreso en Nomeolvides.

“Buscamos esos platillos que por tiempo se dejaron de hacer en los hogares mexicanos y que cuando los pruebas, te recuerdan esas veces que visitabas a tu abuela y te hacían sentir bien”, afirma el chef y revela algo de la filosofía que lo inspiró para abrir este lugar.

“Estamos en contra de la comida gourmet elitista. Creemos en la cocina sencilla pero bien sazonada, justo como se cocinaba en casa”.

Tostadas de tinga de conejo. | Foto de Rodrigo Orozco

Vale la pena visitar pronto Nomeolvides pues dentro de unos meses el menú cambiará totalmente pues el proyecto del chef es ir revisitando las recetas típicas de cada estado de la República.

“Seleccionamos un menú con lo más representativo de cada estado, el cual se irá cambiando cada determinado tiempo. Comenzamos con la Ciudad de México y el Estado de México. En un par de meses haremos una investigación para seleccionar lo mejor, según nosotros, de la cocina de Veracruz, de Yucatán, de Oaxaca… y así hasta tener lo más representativo de toda la República Mexicana”.

Chilaquiles. | Rodrigo Orozco

En Nomeolvides se podrán encontrar platillos vegetarianos, postres irresistibles y un menú ejecutivo que cuesta 135 pesos y que incluye una entrada, una ensalda, un plato fuerte y agua del día.

Por otro lado, la vajilla es de barro de Valle de Bravo hecha para exclusivamente para Nomeolvides por manos mexicanas, “Queremos que nuestra comida descanse en tierra orgullosamente mexicana”, expresó Carstensen.

El pan se hace en casa. | Rodrigo Orozco

Nomeolvides está abierto desde mediados de febrero de este año y el objetivo a largo plazo para el chef es recopilar todas las recetas en un libro que rescate lo más suculento de la gastronomía mexicana.

Recomendaciones

  • Pedir el postre Nomeolvides
  • Panqué de elote cubierto por una esfera de chocolate con un baño de atole de maíz, crumble de amaranto con pinole y helado de tuna roja.

¿Dónde y cuándo?

  • Prosperidad 37, Col. Escandón, Del. Miguel Hidalgo
  • Martes a domingo de 9 a 18 horas.

Contenido relacionado:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo