logo

Motocicletas del siglo XX, una réplica de un soldado de Terracota y una
barca de dos metros son algunos de los objetos que integran la
colección de Gabriel del Campo, un argentino que adquiere objetos que le
“emocionan” para después venderlos en el anticuario en el que reside.