Madres adolescentes se enfrentan al rechazo social y depresión

Aproximadamente el 70% de estos embarazos provienen de familias que ganan menos de dos salarios mínimos

Por Publimetro México

Previo a la celebración del Día de las Madres, Voz Pro Salud Mental Ciudad de México (VPSM CDMX) publicó una información que evidencia la problemática actual de los embarazos adolescentes, considerada también por expertos como una problemática de carácter psicosocial.

Cabe resaltar que según investigaciones del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRF), en México esta situación se presenta con más facilidad en hogares rurales y de bajos ingresos –aproximadamente el 70% de estos embarazos provienen de familias que ganan menos de dos salarios mínimos-.

Asimismo, se da con mayor frecuencia en familias disfuncionales, en hogares donde la comunicación entre padres e hijos es poco eficaz o nula, o en los hijos de quienes fueron a su vez madres adolescentes.

Cifras alarmantes

  • En 2015, el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) registró:
  • Más de 400 mil nacimientos provenientes de madres con edades de 15 a 19 años.
    Más de 10 mil de niñas menores de 15 años.
  • La suma de ambos sectores constituyó cerca del 18% del total de nacimientos registrados el año
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que cada año en el mundo
  • Nacen más de 16 millones de niños de madres entre 15 y 19 años, y alrededor de 1 millón provenientes de madres menores de 15.

Riesgos y consecuencias

El embarazo precoz presenta serios riesgos y consecuencias a nivel biológico, psicológico y social:

  • El cuerpo de una adolescente todavía no está listo para procrear
  • Su nivel de madurez emocional es insuficiente para llevar a cabo la responsabilidad de ser madre
  • Aún no ha consolidado una independencia económica y afectiva

A nivel biológico, los riesgos para la madre incluyen:

  • Mayor probabilidad de parto prematuro
  • Necesidad de cesárea
  • Hipertensión
  • Infecciones urinarias
  • Anemia
  • Mayor riesgo de muerte

De acuerdo con la OMS, la segunda causa de muerte en mujeres de 15 a 19 años son los problemas relacionados con el embarazo y el parto.

Los riesgos para el niño incluyen:

  • Bajo peso
  • Malformaciones
  • Nutrición insuficiente
  • Mayor riesgo de muerte infantil durante y después del nacimiento (los riesgos son mayores si la madre es menor de 15 años).
  • Rechazo y cambio de vida

A nivel social, este tipo de embarazos suelen causar rechazo. La familia tiende a responsabilizar a la madre y los novios de las jóvenes tienden a abandonarlas, por lo que se vuelven madres solteras.

El “Estudio de población sobre factores de riesgo en adolescentes mexicanas embarazadas y en la maternidad”, realizado en 2012 por el INPRF, encontró en una muestra representativa de más de 8 millones de adolescentes embarazadas y madres, que una de cada 5 era soltera. El rechazo de la pareja y la familia puede provocar que la madre se aisle por vergüenza o miedo a ser juzgada.

Otra grave consecuencia es la deserción escolar en más del 95% de los casos, lo cual limita sus posibilidades de conseguir un trabajo bien remunerado a futuro, un dato importante es que los hijos de madres adolescentes tienen mayor probabilidad de deserción escolar y mayor riesgo de convertirse, a su vez, en padres o madres adolescentes.

A nivel psicológico, al tener que asumir las responsabilidades de un adulto, la madre interrumpe su desarrollo emocional y su búsqueda de identidad. Esto puede provocarle sentimientos de culpa, miedo, enojo, ansiedad, o la pérdida del control de su vida.

Depresión

El “Estudio de población sobre factores de riesgo en adolescentes mexicanas embarazadas y en la maternidad” (INPRF), menciona que la prevalencia de depresión mayor en madres adolescentes va de 3.0% a 24.7%, dependiendo de la etapa del embarazo o post-parto en la que se encuentren:

  • Primer trimestre: 11.4%
  • Primer semeste: 4.4%
  • Segundo trimestre: 15.4%
  • Segundo semestre: 3.0%
  • Tercer trimestre: 10.8%
  • Madres de niños mayores de un año: 24.7%

Si la depresión gestacional y post-parto no es atendida, es posible que se presente un episodio posterior, un segundo embarazo, o comorbilidades con consumo de sustancias, mala alimentación, falta de cuidados prenatales y postnatales, falta de cuidados hacia el bebé, y en los casos más extremos, suicidio.

Ésta puede agravarse si hubo experiencias traumáticas o de violencia, abuso sexual, episodios anteriores de depresión sin tratamiento, embarazo no deseado, deserción escolar, poco apoyo y comunicación por parte de su familia y pareja (o abandono de ésta), bajo nivel educativo y/o socioeconómico -es menester recordar que muchos de estos factores son comunes en familias en las cuales se presenta el embarazo precoz-.

Otro estudio, “Depresión en adolescentes embarazadas”, publicado en la revista Enseñanza e investigación en psicología en 2009, encontró que las madres que se encuentran solteras o divorciadas tienen mayor probabilidad de presentar depresión que aquellas quienes están casadas o en unión libre.

También te puede interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo