“La moda no se trata solo de hacer bonitos vestidos”

Metro charló con Naemm Khan en su visita a Perú para participar en LIFWeek, la semana de la moda de Lima.

Por Metro
Patuska Knežević Santiváñez, MWN 
Creciste en la India, siguiendo una educación tradicional. ¿Cómo te impactó ir a estudiar a EEUU a los 19 años?

–Fue un choque cultural tremendo, los años 70 fueron muy salvajes en Estados Unidos, había mucha libertad sexual y uso de drogas. Yo nunca había asistido a fiestas como las de la discoteca Studio 54 o conocido a celebridades como Andy Warhol o Elizabeth Taylor. Pero trabajar esos años con el diseñador Roy Halston, ya muy famoso entonces, fue una oportunidad única de compartir y aprender de cerca con gente tan talentosa. Sin embargo, agradezco mis valores familiares y los fuertes lazos con mis padres. Sin ellos, habría podido perderme en ese ambiente de locura constante.

¿Cuál es la lección más valiosa que aprendiste de Halston, y de tu abuelo y tu padre, ambos diseñadores?

–Que la moda no se trata solo de hacer bonitos vestidos, sino de observar el estilo de vida, de entender por qué la gente usa una prenda u otra, de investigar y empaparse de su cultura para diseñar. Y a trabajar duro, sin rendirme, porque si algo te apasiona, debes hacerlo bien, ponerle tu corazón y hacer tu mejor esfuerzo.

Unconventionally elegant. @naeemkhanbride #weddingdress #wedding #bride

A post shared by Naeem Khan (@naeemkhannyc) on

Uno de tus sellos personales es el bordado, ¿Qué piensas del bordado de Latinoamérica?

–El bordado tradicional de está región me parece fantástico. Como diseñador, son esas clase de cosas las que me nutren y de las que he venido aprendiendo a través de mis viajes por lugares con una historia tan rica como México o Perú. En todas las culturas, el bordado es parte vital de las prendas, es una representación de status e incluso de poder, y su fabricación a mano es algo que la tecnología jamás va a poder igualar.

¿Qué es lo que sigue para Naeem Khan?

–Abriremos un estudio en Miami, que brinde trabajo a gente del lugar, y también una fundación, en la que enseñaremos el arte de bordar y de diseñar a jóvenes de bajos recursos para que luego puedan salir y conseguir un empleo. Es mi gran proyecto personal.

Tú, siendo un inmigrante, has sido muy claro en tu oposición a las políticas del presidente Donald Trump, ¿qué puede hacer el mundo de la moda ante situaciones como esta?

–La moda puede hacer mucho. Yo nací en la India, donde Mahatma Gandhi, en la lucha pacífica por nuestra independencia de Gran Bretaña, ordenó que los indios tejieran su propia ropa y no compraran telas inglesas. Ese boicot hundió la industria textil de Manchester y abrió el camino para nuestra libertad. Los diseñadores son figuras públicas y pueden usar su visibilidad para hacer conocer sus ideas, sobre todo frente a políticas tan erradas y dañinas como las de Trump.

¿Qué podemos ver en tu última colección Primavera/Verano 2017 ‘Ready to Wear’?

Veremos mucho color, mucho movimiento, es una colección que se hizo pensando en el trópico y su mundo de colores y texturas vibrantes . Es una colección influenciada por mis años con Halston, sobre todo en las líneas y algunos detalles muy clásicos de los años 70’s, pero a mi manera, porque él era muy minimalista y yo he sido siempre todo lo opuesto, un maximalista.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo