“Cuando los cerdos vuelen”, respuesta de la procrastinación o el síndrome del estudiante 

La procrastinación acarrea retrasos y falta de productividad que se vuelve en una bola de nieve que crece hasta convertirse en frustración

Por Publimetro México

La procrastinación es la costumbre de postergar las obligaciones, “patear los tiempos de entrega de proyectos y dejar para el último minuto los asuntos que se pudieron resolver desde el primer día, si tan sólo se les hubiera puesto más determinación y enfoque. 

Una vieja broma retrata la situación en una plática entre dos adultos: “Mi hijo será un buen mesero” dice un padre a otro, “¿Cómo lo sabes?”, le cuestiona el segundo, porque siempre que le pido algo me responde ‘ahorita’”, contesta.

También conocido como el Síndrome del Estudiante, está más relacionado con personas jóvenes que reciben instrucciones de superiores, tienen obligaciones en la escuela o trabajo, y que, comúnmente, son sometidos a evaluaciones.

Este padecimiento social acarrea retrasos y falta de productividad que se vuelve en una bola de nieve que crece hasta convertirse en frustración. 

Sin embargo, la procrastinación no sólo se queda en las escuelas y el trabajo, pasa a otras actividades de la vida diaria como el trámite del pasaporte, la verificación del automóvil y proyectos personales como apertura de negocios.

Una de los problemas de nuestra sociedad es que las personas se estacionan fácilmente en su zona de confort, tienen baja tolerancia a la frustración y se aferran a los logros obtenidos en el pasado sin arriesgarse por los del futuro.

“Cuando los cerdos vuelen” se vuelve una excusa pesimista ante preguntas como “¿Cuándo te titularás?” o ¿Cuándo comenzarás a ahorrar para el futuro?” de aquellos que se niegan a ser productivos o simplemente ven como imposibles dichas situaciones. 

Esperar a dar sentido a la vida, alcanzar sueños y metas, o actuar ante los problemas sociales del país es un padecimiento social que afecta cada vez a más mexicanos. No esperes a que los cerdos vuelen para empezar a moverte.  Recuerda que un sueño se convierte en meta tan pronto se le pone una fecha límite para alcanzarla.

FRASES:

"El día que los cerdos vuelen abriré mi propio negocio."

"Claro que iré en bici al trabajo…cuando los cerdos vuelen."

 "Si los cerdos vuelan, armaré mi propia banda."

 "Saldré a recorrer el mundo cuando los cerdos vuelen.”

"¿Mi bar en la playa? Cuando los cerdos vuelen"

"Si los cerdos vuelan, me mudo de casa de mis padres"

"El día que los cerdos vuelen, me cambio de chamba"

"Volveré a la universidad el día que los cerdos vuelen"

Y tú, ¿qué vas a hacer?, ¡desfronterízate!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo