Vive un verano a la altura de tus sueños en Teotihuacán

No todo es lluvia en el verano, también la posibilidad de tener nuevas experiencias, disfrutar del sol, el viento, y uno que otro sueño que parecía inalcanzable.

Con el cambio de estación viene el cierre de ciclos, el trazo de nuevos planes en los que puedes reflexionar, cambiar y sobre todo, ver desde otra perspectiva el inicio de un nuevo periodo del año.

Tres meses de sol, lluvia y sobretodo tres meses de descanso: si estudias, te recuperarás y dedicarás un poco más ti.

Para quienes son papás, llega la posibilidad de dejar temporalmente las desmañadas para llevarlos a la escuela y así ganar unas horas extras para dormir un poco o hacer ejercicio.

Ahora, que si eres de las personas que quiere alcanzar sueños más altos, tienes que sacrificar un poco más, sabiendo que al final este puede ser un verano inolvidable por haberlos conseguido.

Así que si te tomas un día para vivir algo que transforme tu perspectiva y te eleve en el más estricto sentido de la palabra, tienes que vivir esto.

Para algunos puede ser una experiencia escalofriante, para otros, la ocasión perfecta para compartir con sus amigos fotos desde las alturas e incluso para algunos, la experiencia de un recorrido romántico y original, a la altura de sus sueños.

Sí, se trata de un viaje en globo aerostático con amanecer incluido a unos kilómetros de la Ciudad de México.

¿Te has imaginado disfrutar desde los cielos uno de los espectáculos más impresionantes que México tiene para ofrecerte? Un sueño de altura es presenciar el amanecer en el Valle de Teotihuacán.

Este renglón en tu “bucket list” inicia desde muy temprano por lo que es importante abrigarte bien y disfrutar un café o tu bebida favorita calientita.

La magia comienza mientras observas el inflado de globos: un espectáculo de colores y formas desde la tierra. Es difícil describir la sensación del ascenso lento dentro de la canastilla compartida, contemplando como poco a poco la tierra se separa de tus pies.

El sol empieza dibujarse sobre la ciudad y los primeros rayos de luz bañan las pirámides de la legendaria Teotihuacán.

Contemplarás en todo su esplendor y desde una perspectiva única e inolvidable la monumental ciudad de los primeros pobladores de nuestra ciudad.

Todo parece un cuadro. El horario y calendario solar parecen intactos, todo es perfecto. Vives en un sueño de altura en un verano que apenas comienza. Extiendes esos 45 minutos para siempre, así que tomas video, fotos y sobre todo te quedas con esta experiencia única de respirar una atmósfera superior e indescriptible.

Vuelves de tu travesía sabiendo que no eres el mismo, que algo ha cambiado para siempre en la historia de tu vida, en tu perspectiva, y no importa cómo fue que subiste, bajaste o recorriste este camino surcando los cielos del santuario prehispánico.

Aprenderás que los viajes más fascinantes suelen tener destinos no esperados. Darle los buenos días al sol cualquier día de la semana, iniciar con una celebración única y compartirla con quienes más quieras ya es posible.

Visto desde otra perspectiva, la vida solo es rica en experiencias.

Contenido relacionado:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo