Mexicana cura el pie diabético y es nominada al Nobel

Después de varios obstáculos Tessy María López Goerne logró concretar su investigación

Por Publimetro México

 

Su nombre es Tessy María López Goerne y aunque no ganó el Premio Nobel de Química, el año en el que fue nominada (2016), sus 35 años de investigación la llevaron a curar el pie diabético.

Sin embargo, la vida de López Goerne no ha sido nada sencilla y ha estado llena de tropiezos y obstáculos. El primero, fue en la Universidad Autónoma de México (UAM), cuando la físicoquímica mexicana inició su investigación, el lugar donde la realizaba fue cerrado.

"Me sacaron todas mis cosas y le pusieron un candado. Parecía un complot. Desde rectoría hasta quien puso el candado. Nadie respondió por nada", contó a El Universal.

Por esto, se vio forzada a trabajar en pasillos y en un cuarto improvisado durante cuatro años.

Lucha contra el cáncer

Su siguiente lucha fue contra el cáncer, en 1995 fue diagnosticada con este mal en el ovario, nueve años después en 2004 le detectaron cáncer de mama, al año siguiente de intestino y después de hígado

Finalmente en 2010, quedó cuadripléjica y sin poder hablar, a consecuencia de un paro respiratorio y un infarto cerebral; condición que sólo le duró unos meses, con el tiempo, logró recuperar el habla y parte de la movilidad de su cuerpo.

Pero nada impidió su objetivo y con el apoyo de la Comunidad Europea, que le proporcionó dinero suficiente para adquirir el equipo necesario y hacerse de un laboratorio. 35 años después, el nanogel se convirtió en una realidad y con ello la posibilidad de regenerar las células y cerrar las heridas en el pie diabético.

Sin embargo, Tessy resalta que la funcionalidad no sólo depende del gel ya que antes de ser aplicado, las heridas del paciente deben ser limpiadas con curaciones y necesita de un tratamiento constante, ya que las llagas no cierran con una única aplicación.

Su labor continúa

A pesar de su condición de salud, López Goerne continúa con sus investigaciones. Se sienta en su cama y frente a su computadora continua mejorando sus nanopartículas para combatir el cáncer de pulmón y la fibrosis pulmonar, o cualquier otro tipo de cáncer.

"Nada cambia, todo depende de ti y de tu lucha diaria, nada viene gratis. Entre más te entregues a lo que estás haciendo, más ideas nuevas vas a tener".

Además, no haber ganado el Nobel no la desmotivó, si no todo lo contrario, este reconocimiento sólo fue una señal de que su trabajo "va por buen camino".

"Ser nominada al Nobel no representó nada para mi investigación. lo importante no es el rermio, si no que estoy siguiendo mi sueño: hacer nanopartículas que sirvan a la sociedad"

También te puede interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo