Quemaduras, lesiones más frecuentes en niños durante vacaciones

El 90% de los casos ocurren en el ámbito doméstico

Por Notimex

Las lesiones más frecuentes que los niños, sobre todo menores de cuatro años de edad, presentan durante la temporada de vacaciones son las quemaduras, debido a que pasan más tiempo solos en el hogar, advirtió la pediatra Delia Karina Maya Bautista, del Centro Médico ABC.

Aunque pareciera que es el sitio más seguro para los pequeños, indicó, 90% de los casos de quemaduras ocurren en el ámbito doméstico, porque los padres salen a trabajar y los niños quedan sin supervisión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que las quemaduras constituyen un problema de salud pública a nivel mundial, al ocasionar unas 265 mil muertes cada año, en su mayoría en los países de ingreso bajo y mediano.

Reveló que estas lesiones son la undécima causa de muerte en niños de entre uno y nueve años de edad, así como la quinta más común de heridas no fatales durante la infancia.

El organismo internacional advirtió que si bien uno de los mayores riesgos es la inadecuada supervisión parental, un número considerable de quemaduras se debe al maltrato infantil.

En México, según el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra), las quemaduras son la tercera causa de muerte en niños, antecedida por el ahogamiento y percances de tránsito.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) reveló que en 2015 ocurrieron más de 124 mil quemaduras no fatales y, de ellas, 54.7% recibió atención médica, 19.9% no tuvo ningún tipo de ayuda y 18.6% optó por la automedicación.

En el mismo año se presentaron cinco mil 300 egresos hospitalarios en unidades de la Secretaría de Salud por esta causa, de las cuales 53.7% fue población infantil, 12% adolescente y 6.2% correspondió a adultos mayores.

En entrevista con Notimex, Maya Bautista comentó que las principales causas de quemaduras son por contacto con agua, bebidas y alimentos calientes; así como dejar cerillos, encendedores, fuegos artificiales, velas y veladoras al alcance de los niños.

Además, refirió que los pequeños suelen jugar en la cocina o cerca del lugar donde se preparan los alimentos, con los contactos de la luz eléctrica e incluso en el sitio utilizado para planchar la ropa.

La experta del área de Urgencias Pediátricas expuso que algunos nosocomios de atención a quemaduras reportan más de 500 hospitalizaciones al año, pues los niños tienen la piel más delgada y, por ende, sufren mayores lesiones en menor tiempo.

“Los niños menores de cuatro años actúan por el impulso y la curiosidad por conocer lo que hay a su alrededor y no miden el peligro”, apuntó la pediatra, al hacer énfasis en la importancia de estar al pendiente de ellos.

Ante algún incidente de este tipo, recomendó a los papás o tutores mantener la calma para evaluar la gravedad y, cuando la superficie corporal afectada sea menor a 10 por ciento, pidió usar agua tibia para enfriar la quemadura, colocar una manta limpia y trasladar al menor a un hospital para ser valorado.

Exhortó a evitar usar jabones, pomadas, ungüentos o remedios caseros, porque “lo único que hacemos es dañar más la zona afectada, aumentar el riesgo de infección y retrasar la atención médica”.

Lo que más debe llamar la atención es el daño en cara, manos, pies, zonas de pliegues, hombros, genitales, articulaciones y los orificios naturales (boca, nariz, ano, ojos y oídos), subrayó Maya Bautista.

Las quemaduras, además de causar hospitalizaciones frecuentes y prolongadas, también son responsables de discapacidades permanentes, daños psicológicos y sociales, por las cicatrices que dejan. “No es nada fácil para los pacientes”, finalizó.

También te puede interesar:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo