¿Por qué no regalar mascotas en Navidad?

El etólogo de la UNAM, Alberto Tejeda Perea aseguró que la mayoría de las mascotas que se regalan en Navidad son abandonadas.

Por Patricia Carranza Alva

Algunos de los regalos que más piden los niños en Navidad son los juguetes de diversos tipos y las mascotas como perros, gatos, conejos, etc. Los cuales, en muchas ocasiones son regalados pero al poco tiempo olvidados y abandonados en las calles.

Por esta razón, el etólogo y académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, Alberto Tejeda Perea explicó por qué no es una buena opción regalar mascotas si no se conoce bien a quienes serán los dueños.

Implica responsabilidad

De acuerdo Tejeda Pera, regalar animales esta temporada implica una responsabilidad "muy grande", pues hay que enseñar a los niños sobre los cuidados que deben tener estos seres vivos. También se debe tomar en cuenta que tener una mascota implica un compromiso que toda la familia debe asumir.

Guante cepillado
Para perro
$229.00

Aunque no sean perros o gatos también requieren de cuidados

Aunque la demanda de mascotas como perros y gatos es mayor, también se regalan peces, conejos, pájaros, tortugas, hámster o pollitos, pues se piensa que es más fácil su cuidado. Sin embargo, dichos animales son más complejo, pues requieren de dietas y condiciones ambientales muy específicas.

No regalar mascotas a niños muy pequeños

El especialista destacó que se debe tomar en cuenta que para los niños tener mascotas es una novedad que trae alegría, pero al descubrir que deben ser atendidos y alimentarlos todos los días pierden la disposición; además, muchas veces no tienen edad suficiente para esa responsabilidad. Por lo que si se quiere regalar mascotas deben ser a niños de más de 10 años.

Recomendó, en el caso de especies convencionales como perros, obsequiarlos cuando los niños ya están en primaria, pues a esa edad se construye un lazo saludable entre el pequeño y su animal de compañía.

“Es importante que los padres estén de acuerdo con la adquisición del animal, lo traten bien y le enseñen a su hijo cómo hacerlo”, mencionó Alberto Tejeda Perea.

Padres responsables

Si se decide tener uno cuando el infante es menor de seis años, lo ideal es que sean los padres quienes tomen la decisión, porque ellos serán quienes, en primera instancia, se encargarán de su cuidado y bienestar.

“Cuando surge una buena relación, los animales pueden ser maravillosos compañeros de vida y de juegos. Hay estudios que afirman que tener uno en casa puede fortalecer el sistema inmunológico de los pequeños y relajarlos; además, se afirma que también son ideales para quienes no tienen hermanos”, indicó.

Por lo general, los de talla pequeña son más fáciles de adaptarse al entorno familiar, aunque hay algunos grandes que son pacíficos, como los labradores y los golden retriever.

Destacó que un cachorro socializado, manejado y adaptado, independientemente de la raza, puede convivir sin problemas con los menores de edad.

Contenido relacionado:

Loading...
Revisa el siguiente artículo