Conoce el estilo Wabi-Sabi en cinco pasos

Quizá has oído hablar muy poco de esta práctica ancestral de decoración. Te contamos de qué trata el estilo Wabi-Sabi, por si te animas a implementarlo en tu casa

Por Maryelin Reyes Bautista

1. Lo sencillo por encima de todo

Con el paso de los años y el auge de la industria del diseño interior, cada vez son más artículos que venden las grandes tiendas para que las personas embellezcan su hogar. Sin embargo, y sin ánimo de satanizar algunas prácticas, el Wabi Sabi viene a decirle a las personas que para hacer más agradable el lugar en donde viven no necesitan de tantas extravagancias sino optar por aquello que es simple, sublime y al mismo tiempo bello. Se trata de una decoración que nunca pasa de moda y que pone en alto las maravillas de la naturaleza.

2. Colores tierra, neutrales o grisáceos

Los colores cálidos y vibrantes no encajan en esta tendencia. Composiciones cromáticas con base en los tonos tierra, grises o neutros que dan ese toque atemporal de modo que no importan la moda que vaya o que venga, el hogar no pierda su encanto. En palabras concretas, hace honor al color natural de los artículos.

3. Más textura y menos perfección

Es común en las grandes industrias darle el mejor acabado a cada una de sus piezas. Aquí es distinto; la textura son las grandes protagonistas y la perfección pasa a un segundo o tercer plano. Lo inacabado, lo imperfecto, lo asimétrico, lo distinto, empieza a brillar.

4. Composiciones minimalistas

La mayoría de los elementos que incluye este estilo son hechos de manera artesanal. Hay personas que, incluso, incorporan el reciclaje para crear espacios más agradables. Por ejemplo, una habitación con una cama con base de madera rústica, con un colchón y almohadas de tela blanca, dos luces colgantes y una pequeña mesa con una planta o madera decorativa. El punto es complicarse menos y a la vez gastar menos. El Wabi-Sabi se vuelve un descanso a la vista.

5. Que no falte el verde

Y como es natural cuando se habla de belleza y sencillez, las plantas no pueden faltar. Unas rosas, una bambú, unas suculentas o un aloe vera quedan bien donde sea que las coloques. Puedes incluso hacer tú mismo macetas creativas para colocarlas. Donde hay verde, se respira tranquilidad en medio de un día a día muy agitado y cargado de presiones externas. Que tu casa sea tu mejor refugio.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo