Destacado TV

Fundador de Cultura Colectiva cuenta cómo lograron ser uno de los medios digitales más destacados

"Si tú tienes claro en dónde quieres estar, no importa cuántas veces te caigas, sino cuántas te levantes", explica Adolfo Cano.

Por Publimetro México

De arrancar armando fiestas para promover artistas y expresiones culturales en México, Adolfo Cano (@adolfcano) junto a Luis Enríquez y Jorge del Villar han llegado muy lejos. Evolucionaron hacia una plataforma de contenidos primero y ahora se han convertido en una plataforma tecnológica que ha desembarcado en Nueva York con una visión muy clara: seguir emprendiendo y fomentando los valores y talento mexicanos en el mundo. Además es la única empresa mexicana dentro del top mundial de incubadoras de Endeavor y finalista de EY Entrepreneur Of the Year 2018 México.

Cuéntame cómo empezó todo esto de Cultura Colectiva
Por el año 2010, 2011, nos juntamos dos amigos y yo -que son Jorge del Villar y Luis Enríquez- y un día dijimos que entendiendo que en México hay muchísimo talento y muchísima gente artística que está haciendo cosas distintas, que está aportando a la creatividad en México y no tenían nada de difusión. Nos dimos cuenta de varios amigos, porque nos rodeamos de varios colectivos, que tenían muchos incentivos, pero estas grandes difusoras nunca les daban esa oportunidad.

Entonces, nos dijimos “¿Qué podemos hacer que realmente apoye la creatividad de estos artistas?” Ahí nace Cultura Colectiva, como un ejemplo en la que nosotros creemos que la cultura no es una sección del periódico que ves al final, si no algo de lo que está empapado tu día a día y vas a Nueva York o a Israel en donde la cultura es algo allegado a cualquier cosa que tú hagas.

Empezamos haciendo fiestas, porque es lo que conocíamos. Tú regalabas el alcohol, invitabas a muchísima gente y obviamente lo que hacíamos era incursionar poniendo a muralistas pintando en vivo, o DJ’s y al mismo tiempo una bandita en vivo. Entrabas como por un laberinto. Tratábamos de incursionar con ideas creativas.

Hubo una fiesta que hicimos que se llamaba Original, que es como el origen, en el cual hicimos una galería en una bóveda gigante en la Roma. Tú entrabas por una galería, podías comprar cualquier cosa de ahí y bajabas por un lugar muy pequeño, como un pequeño laberinto y entrabas a una fiesta donde había cinco muralistas pintando en vivo, una bandita en vivo, unos cuates al fondo recitando poesía. Luego bajabas a otro piso y había música electrónica. Entonces, la tirada era fusionar toda esta parte creativa.

Nos dimos cuenta de que la comunidad comenzó a crecer. Ahí no existían las fan page, abrimos un perfil en Facebook que se llamaba “Cultura Colectiva” y decidimos empezar a darle apoyo a todo este talento emergente. Toda esta gente que tenía modos artísticos impresionantes, en la pintura, en las artes plásticas, en general. Ya que los empezábamos a apoyar y les dábamos difusión, hacíamos una fiesta y los involucrábamos. Para no hacer el cuento largo, en 2013 fue cuando ya nos constituimos como una empresa.

Lo que empezamos hacer es que ya teníamos una comunidad tan grande dentro del perfil, que lo que hicimos fue abrir una plataforma, abrir una página. En ese momento fuimos una página en la cual dábamos difusión a todos estos puntos artísticos desde siempre la perspectiva cultural y como inspirando.

 

 

Al final de 2013 empezamos como emprendedores a fracasar en muchísimas cosas, nos creíamos todólogos y empezamos a abrir en un restaurant, una tienda en línea, una productora, unos talleres y una galería. Obviamente tronamos todo, me acuerdo perfecto. Y fue difícil el comienzo en ese sentido.

Lo que hicimos después fue entender qué es lo que estaba sucediendo en el mercado y nos dimos cuenta de que no podíamos hacer de todo. Por ahí de 2013 empezamos a ver que la página funcionaba bastante bien y comenzamos a ir a unos fondos de inversión. Estos fondos nos enseñaron mucho de hacia dónde podía ir el futuro de lo que teníamos. Me acuerdo de que Luis, mi socio y yo nos sentamos con uno de los fondos más interesantes de México y le contábamos todo lo que hacíamos (que los restaurantes, la galería), y nos dijo “¿Sabes qué? Donde hay futuro es aquí en lo digital, que es lo que están haciendo”. Entonces dijimos, bueno, vamos a ver de qué manera estructuramos mejor lo digital.

Cerramos algunas partes, otras las dejamos y empezamos a incursionar en lo digital. Fue muy curioso porque desde que abrimos la plataforma, desde el primer mes, tuvimos más de 25 mil visitas. Fue algo impactante. Antes de que nacieran las fan-page en Facebook. Fuimos creciendo un promedio de 20% mensual hasta lo que está hoy en día.

Luego entramos a una aceleradora de negocios -Endeavor-, tratamos de entrar y la primera vez fracasamos -como buenos emprendedores- porque teníamos una tienda en línea y los talleres y queríamos fusionar todo y creíamos que se esa forma se iba a hacer mejor las cosas. Fue uno de nuestros fracasos fuertes.

Lo que sacamos de este feedback de Endeavor fue el hecho de cómo enfocarte a pocas cosas y hacerlas muy bien. Dejamos la tienda en línea, dejamos de hacer talleres y nos enfocamos de lleno a la plataforma. Gracias a ese gran fracaso, la plataforma en 2015 sí logró dar un gran salto, que nos ha llevado a lo que hoy en 2018 estamos.

Actualmente nos definimos como un digital media, en el cual, tenemos más de 40 millones de usuarios que están dentro de nuestra plataforma en América Latina y más de 500 millones de reproducciones de video mensuales. Somos del top 30 incubadores más importantes a nivel mundial, la única mexicana.

Y en toda esta evolución, qué queda en la empresa del nombre, Cultura Colectiva. ¿Cómo está en este momento al evolucionar la empresa?

Nosotros evolucionamos a pensar que la cultura está en todo. Hoy en día, Cultura Colectiva lo definimos como un lenguaje para inspirar. ¿Qué es esto? Cualquier persona que esté desarrollando un video, una nota en la plataforma, una infografía, si no te inspira no lo hagas. Entonces, Cultura Colectiva es parte de este núcleo donde todo lo que hagas tiene que tener ese lenguaje.

Si tu lees algunas de nuestras notas, una infografía, videos, series -hemos trabajado con personajes como Epigmenio Ibarra o Pedro Torres, en lo cual lo que tú ves que tiene inspirar y tener un punto cultural.

Cultura Colectiva evolucionó tanto, que, cualquier cosa que hagamos (ahora vamos a hacer un evento en noviembre llamado Inspire, estamos abriendo miles de verticales) todo tiene que venir de un lenguaje para inspirar.

Es difícil transmitir la cultura…

Pues no eh. Yo creo que sería difícil juzgarla porque es complicado todo lo que viene desde un punto de cultura, pero lo que te puedo decir es que yo estoy totalmente convencido que una persona que decide ser más cultural y menos, es menos violenta en muchos sentidos. Una persona que se está cultivando, que está aprendiendo, no importa el perfil de lo que quiere aprender, puede cambiar muchísimo su aspecto y su mundo.

Me decías que en 2011 te juntaste con dos amigos más. ¿Qué hacías en ese momento?

Yo en ese momento hacía fiestas. Empecé vendiendo quesos en la prepa, siempre fui muy emprendedor. De la universidad la verdad yo soy un drop out, la verdad me salí y de vender quesos me metí en un multinivel y de ahí me puse a hacer fiestas.

Yo conocía el negocio de las fiestas. Ese fue uno de los modelos que empezamos porque, les explico un poco el modelo a mis socios que son grandes aliados, uno se encarga de toda la parte del contenido y el otro se encarga de toda la parte de los procesos y del día a día de la compañía, que es el director general (Luis) y el de contenidos es Jorge.

Yo siempre he aportado muchísimo en las ventas y en la visión de negocio y a dónde vamos. Creo que soy un hombre propositivo y siempre me gusta motivar. Hicimos una gran combinación.

Hoy en día ya ni siquiera nos definimos como un medio, como te platicaba, hoy en día somos un Data Driven Media, en el cual tenemos un área súper poderosa de algoritmos  y de todo el análisis que está detrás de la plataforma, con predicciones de cuáles son los títulos que tienes que hacer, te sugiere títulos, te da emociones, te da un análisis de sentimientos donde puedes ver y analizar todos los comentarios que te da la plataforma, tenemos dos millones y medios de comentarios mensuales, puedes analizar las palabras.

Hemos crecido tanto que tenemos un área de producción de video que ya está produciendo series originales como “El Manual del Amor”y vienen más más series originales, que ya tienen el foco en festivales de Estados Unidos tenemos varios premios. Y ya abrimos oficina en Nueva York, donde seguiremos en la misma línea que en México pero enfocados a los latinos.

Como emprendedor te vas adaptando al mercado porque es un mercado tan cambiante que no puedes quedarte estático. Supimos cómo empezar a crecer eso y poder hacerlo evolucionar. Ser disruptivos que es lo que decimos. Y somos muy incisivos: nunca hay que dejar de hacernos preguntas.

 

Adolfo Cano aparece junto a sus compañeros de CC en EY EY Entrepreneur Of The Year. EY Entrepreneur Of The Year

 

Por eso crees que los medios digitales se han quedado rezagados

Sí, claro, totalmente. Los medios tradicionales han dejado de innovar y cada vez los jóvenes buscan y te piden más innovación. El 73% de los jóvenes, no importa si está viendo una serie, no importa si está viendo la tele abierta (que ya no la ven) tiene su celular en la mano. Y cualquier cosa que les hace ruido lo consultan. Los medios tradicionales se quedan con la misma perspectiva desde hace años. Han caído muchísimo porque su cuerpo y su ADN no les ha permitido evolucionar.

¿Cuál es el perfil del consumidor de Cultura Colectiva?

Estadísticamente hablando es un perfil de 18 a 35 años, millennial, se puede decir. Hay dos tipos de millennials y también se puede decir que la generación Z ya está entrando con nosotros, pero en su mayoría se puede decir que son jóvenes o un poco más chicos.

Y tu clase de éxito sería inspirar. Inspirar al hacer el contenido e inspirar al consumir el contenido.

Exacto. Cualquier tipo de contenido tiene que inspirar. Nosotros lo definimos como un lenguaje.

¿En qué momento está Cultura Colectiva?

Estamos en un momento muy importante, la verdad. Se están añadiendo jugadores muy interesantes. Nos invirtió un fondo el año pasado y eso nos puso en una evaluación de arriba de 25 millones de dólares, nos hizo el Digital Media mejor evaluado en la historia de México.

Y bueno, ¿ahora qué estamos haciendo? Queremos estar con un pie super firme en Nueva York, creo que de nuestras primer experiencias cuando fuimos a Nueva York y lo único que conocían de México era el narco, la corrupción y la falta de aprendizaje. Nosotros decíamos “pues no, México y generalmente América Latina no es eso. Tiene cosas mucho más impresionantes y que ellos no saben”. Entonces, nosotros estamos ahorita entrando a Nueva York, de hecho somos, de los jugadores o el jugador en el escenario -me atrevo a decir- más importante. Empezamos a vender y a conquistar un mercado mil veces más grande que éste.

Otro es el evento de noviembre, que se llama Inspire, en el cual vamos a enseñar a este nuevo mexicano, en el que puedes enseñar que México tiene talento, tiene gente super chingona porque lo chingón está aquí. Es gente que está innovando en diferentes áreas y que está haciendo las cosas súper diferentes.

Hablas mucho de gente propositiva, enseñarle al mundo lo que es México. Pero estamos en una etapa, quizás por el periodo electoral, en el que se ven dos cosas. Unos propositivos, queremos fomentar todo lo positivo de México al exterior, pero la sociedad está algo pesimista. ¿Cómo trabaja Cultura Colectiva?

Tocaste un tema que me encanta. Nosotros, como una plataforma, o la plataforma más grande de México en ese sentido, es una responsabilidad tratar de motivar a los jóvenes de ir a votar.

Y que lo hagan por quien quieran, la verdad es que cada quien es libre de elegir, pero nosotros creamos un movimiento que se llama “Consciencia para elegir”, en el cual tratamos de hacer conscientes a los jóvenes de que no voten de una forma como ya cansados, como diciendo “Es que siempre es lo mismo en México”, o que no quieran salir a votar. Si no que estén conscientes de que son una parte fundamental del futuro del país.

“Consciencia para elegir” es eso, que puedas conocer de fondo las posturas de los candidatos, qué están haciendo, cuáles son sus iniciativas. Ahí es donde nace ese granito de nosotros, como para apoyar en el tema de las elecciones.

La apuesta al futuro es móvil, video y redes sociales

La apuesta al futuro de Cultura Colectiva es social listening, ya ni siquiera redes sociales. Seguir construyendo tecnología para que podamos realmente conocer mejor a los usuarios. Como lo sabemos, la red principal que está ahorita es Facebook, pero creo que no podemos depender de Facebook. Lo que pensamos es justo, poder entrar en otras verticales que no sean solo las redes sociales. Que tú puedas conocer al usuario desde un punto de vista distinto, qué les gusta, qué no les gusta, y que creo que eso les falta a los grandes medios. A veces nos quedamos en lo típico de las redes sociales, pero no tratamos de indagar más.

De las tres partes más importantes de Cultura Colectiva es Data Analisis, que es donde estamos trayendo gente muy talentosa. Mi socio, que es Luis, es matemático y economista del ITAM y ha traído un buen equipo del ITAM que no existen estas carreras donde puedes fusionar tecnología y matemáticas. Con esto hemos trabajado algoritmos. Trabajar muchísimo esta parte de tecnología.

El medio es una plataforma donde tú tienes que darle calidad a tus usuarios para que quieran seguir enganchándose contigo. Entonces, toda esta parte de tecnología ¿qué está haciendo? Conocer mejor al usuario.

Estamos conociendo cada vez mejor al usuario para darle cada vez mejor contenido. A la par viene la internacionalización, que es lo que platicaba de Nueva York, cómo crecer allá y cómo mostrar que somos mexicanos chingones. Que podemos también ser grandes allá. Apoyando esta parte viene la parte de contenido, que es la producción de series, eventos y todo lo que está haciendo crecer la plataforma.

Si tú tienes un análisis claro de lo que le gusta al usuario y lo que no le gusta.

Te voy a poner un ejemplo muy claro: uno de cada cinco millenials, de una clase c – b, no baja, que tiene acceso a Internet, está tatuado. De los cuatro que quedan, dos se van a tatuar en los próximos dos años. Son estadísticas reales. No estamos jugando a ver qué va a funcionar y qué no va a funcionar. Si tú sumas esto con una idea creativa, tú tienes un producto que va a ser muy llamativo. ¿A qué voy con esto? En una serie, un documental de tatuajes seguro va a funcionar. Lo probamos con la plataforma, lo testeamos con la parte de tecnología y a los mismos usuarios les gusta el contenido.  Toda la tecnología que estamos creando es para eso.

 

Todas estas series y documentales, ¿en qué plataforma lo piensan transmitir?

Ahorita lo estamos creando en YouTube, todo lo que estamos sacando es en YouTube. Hemos platicado con Amazon y en Netflix. Lo más importante es que son series como El manual del amor de cinco minutos que vienen con esta parte de data y que las consumes en dos páginas.

¿Qué pasa con esto? Nuestra tirada es, si estas series empiezan a funcionar, empiezan a tener un nivel de datos super fuerte con esta parte de tecnología, nos podemos meter en un campo de distribución bastante interesante, en el cual ya podemos llegar a largometrajes mucho más fuertes.

¿Quién sería su competencia?

Nosotros nos definimos que somos, en contenido, más como Vice que tiene un contenido más irreverente y enriquecedor, pero en tecnología es más como Buzzfeed, porque ellos si indagan más en tecnología y testean.

¿Su público en dónde está?

Nuestro público más fuerte es México, Estados Unidos y Latinoamérica.

En Estados Unidos ¿qué están haciendo? ¿Se está replicando el buen trabajo que se hace aquí?

No podemos empezar por ahí. Estamos totalmente haciendo algo increíble para el mercado latino. Literalmente traemos gente que viven allá, en las oficinas en Nueva York, a que hagan, con la esencia del lenguaje espiral, el contenido, el video, y las ventajas que los costos en México son mucho mejores, menos costosos, lo que nos ayuda a entrar allá. Pero nada de tropicalizar allá. Es contenido nuevo para un mercado hispano.

Hace poco me comentabas que Cultura Colectiva fue de las pocas empresas que han metido a un premio internacional

Nosotros, después de haber fracasado en el Endeavor, volvimos a entrar. Pasamos el panel nacional, y el panel internacional. Somos el primer Digital Media, con la esencia que nos caracteriza, que está en su plataforma de reconocimiento. No te quiero mentir porque me quedé con los números del año pasado, pero no hay ni 1,500 emprendedores a nivel mundial, entre ellos están los emprendedores de Mercado Libre.

Cuando un emprendedor vuelve a tropezar dos veces con la misma piedra, ¿qué consejo les puedes dar?

Tropiezas dos, cinco o hasta diez veces. Yo siempre digo dos cosas. Tú eres el promedio de las cinco personas con las que más te juntas. Tienes que tener muy claro a la gente que estás teniendo a tu alrededor, porque ellos van a definir mucho a la gente que tienes que tener a tu alrededor, porque ellos van a definir lo que estás creando. Si estás con una persona pesimista, algo vas a tener de pesimista. Si estás con una persona negativa, aléjate. Si estás con un titán en lo que hace, algo vas a aprender de él. Tienes que elegir muy bien tu círculo.

Otra de las cosas que digo a los emprendedores es: hay que tener un estómago y hay que tener un por qué. Porque, si tú tienes claro en dónde quieres estar, no importa cuántas veces te caigas, sino cuántas te levantes. No te tomes nada personal, nada es personal en ningún ámbito de negocios. Cada uno tiene su forma de pensar, sus experiencias y hay que aprender de las experiencias para no repetirlas. Siempre hay que saber que te vas a caer, que te vas a levantar y que el fracaso es una etapa.

En corto cómo se vende Adolfo Cano

Yo creo que es un momento en el que hay que creérsela. Creo que hay muchos mexicanos talentosos, en los que debemos de creer. México es un país de oportunidades, pero a veces los mexicanos lo dejamos de lado. Estamos en una etapa en la cual tenemos muchísimas cosas de las cuales podemos hacer crecer este país, hacerlo mejor, demostrar que somos una empresa internacional. Y que podemos jugar con los jugadores que están en Estados Unidos y que vienen aquí a tratar de verlo. Y pienso que como emprendedor lo mejor es poner el ejemplo. Aquí no necesitamos gente que diga las cosas, sino que las haga. Como emprendedor estamos poniendo ese ejemplo con Cultura Colectiva, somos una empresa mexicana que está transformando el mercado.

Qué es Inspire
Inspire es un evento de Cultura Colectiva que tendrá lugar el próximo mes de noviembre en Ciudad de México. “Estamos trayendo a ponentes de diferentes lados, super interesantes y nuestra tirada es eso. Materializar la audiencia que tenemos, que puedan expresar lo que es Cultura Colectiva de una forma más tangible”, asegura Adolfo Cano.

Cifra

240 personas forman parte del equipo de CC y acabarán el año con 290. Arrancaron con tres y despegaron en su tercer año de operaciones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo