Abrigos deben brindar elegancia, comodidad y protección

Al ser una prenda que sólo se usa por temporadas, lo recomendable es buscar el balance entre precio, comodidad y apariencia

Por Diego Rodríguez

Con el inicio de las bajas temperaturas, hacerse de un abrigo y protegerse del frío puede ser más fácil en los días de El Buen Fin, en donde se ofrecerán distintas promociones, por lo que lograr el equilibrio entre tener una buena prenda, a buen precio y que luzca bien es posible; sin embargo, es importante fijarse en el tipo de los materiales y seguir las recomendaciones de cuidado para que el gasto en un abrigo sea aprovechado al máximo, dijo Juan Carlos Núñez, director de marketing de Karen Kein. 

“Los aspectos más importantes para elegir un abrigo es fijarse en calidad de los materiales, porque como no son prendas de todos los días, sino de temporadas y según la moda, el material es muy importante porque con las lavadas, la exposición al sol y el uso constante, se pueden deformar, los materiales más comunes para este tipo de prendas son el algodón, las viscosas y algunos sintéticos; además, los cuidados que vienen en las etiquetas deben seguirse para que la vida de la prenda se extienda y pueda ser usada en varias temporadas”, explicó.

Otra de las recomendaciones de Núñez es que se considere la apariencia del abrigo, para que en combinación de las prendas básicas, pueda ser usado para distintas actividades a lo largo el día sin ningún problema en combinación con los zapatos, los accesorios; en el caso de las mujeres, del peinado y el maquillaje, con lo que el abrigo puede ser usado en varios escenarios, como una junta de trabajo, una cena de gala, familiar o en una reunión con los amigos.

“Es muy importante ver la relación del precio y la calidad, saber que estás llevándote productos a buen precio que van a cumplir su vida útil por varias temporadas; lo importante de seguir las instrucciones de uso es para evitar que las telas se alarguen, se deformen o encojan si no se lavan bien, darles el cuidado necesario en casa o en tintorería, todo eso permite prolongar el tiempo de vida y que se vean tan bien como cuando la compraron”.

Finalmente, Juan Carlos Núñez explicó que otro de los puntos que deben ser considerados es que la prenda no tiene que ser estorbosa, que se pueda guardar con facilidad cuando no se use, "porque si resulta ser estorboso y ya no cumplirá con su función de comodidad, pero actualmente muchas de las telas que se usan para los abrigos tienen la bondad de que se pueden guardar con facilidad, son abrigadoras, lucen bien y te protegen del frío", concluyó. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo