Jalisco

Desfogue constante de El Zapotillo: idea para no inundar a pueblos de Jalisco

Autoridades tratarán de negociar con los habitantes una cortina de 80 metros para El Zapotillo; afirman que su plan impide que se inunden

En este momento la presa El Zapotillo presenta un avance en su construcción del 43%.

Aunque durante años el discurso de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) señalaba que aún construyendo la presa de El Zapotillo a 80 metros de altura se inundarían los tres poblados de Acasico, Temacapulín y Palmarejo, la nueva propuesta que está considerando el gobierno federal es, básicamente, lo que pedían desde hace años especialistas: no permitir el llenado de la cuenca y desfogar cuando implique algún riesgo para la población.

La presa, con una cortina de 80 metros de altura, de llegar el agua hasta el tope, el nivel se quedaría a mil 630 metros sobre el nivel del mar (msnm). De este modo quedarían bajo el agua Temacapulín (mil 1618 msnm), Acasico (mil 611) y Palmarejo (mil 601 msnm).

Lo que se busca es que el nivel de la presa no exceda los mil 610 msnm, que es la cantidad que se podría alcanzar durante la temporada de lluvias, mientras que en el estiaje el nivel a la baja se mantendría en mil 595 msnm.

En efecto, con este escenario, Palmarejo quedaría por abajo del nivel del agua, pero se buscaría proteger el poblado con algún tipo de dique, a la par de las acciones preventivas que tomarían las autoridades.

De llegar el agua a mil 610 msnm, se estaría desfogando y habría 3.5 litros de agua por segundo para la Zona Metropolitana de Guadalajara y Los Altos de Jalisco.

Lo que ya es un hecho es que se descarta la cortina a 105 metros y por ende se queda sin agua Guanajuato.

Finalmente reconocen que El Zapotillo era demasiado

En la visita de este sábado a la zona de obras de El Zapotillo, las mismas autoridades federales reconocen que el proyecto de la presa era demasiado grande para lo que puede ofrecer y es muy poco probable un escenario tan grande de lluvias como se estimaba para su llenado.

Esa será la clave para evitar que los pueblos se inunden: las condiciones geográficas e hidrológicas de la zona, pero también la vigilancia constante a los niveles de la presa.

“Este tipo de infraestructura se diseña para condiciones de lluvia extraordinaria y muy elevadas, muy fuertes y por mucho tiempo de duración y que provocan avenidas, o sea, escurrimientos inmensos. De los cálculos que revisamos, eran 12 días continuos de lluvia con este caudal, o sea, es muy poco probable que pase esto”, aceptó el director general de la Conagua, Germán Martínez Santoyo.

Agregó el funcionario que si se quisiera aprovechar la presa con la altura de cortina de 80 metros como está ahora, se podría abastecer de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara con un caudal continuo.

Vigilancia constante a la presa

El funcionario expresó que se podría manejar la presa con dos compuertas en las obras de desvío que servirían para controlar los niveles del embalse y evitar que el agua llegue a los poblados. Esta operación se realizaría por medio de dos compuertas automatizadas, personal a cargo de la operación y un sistema de alerta ante situaciones de emergencia que emita mensajes a celular o a correos electrónicos.

“Para la operación se considerará que en la primera época de lluvias se cerrarán las compuertas para el primer llenado; posteriormente, en la época de estiaje, se deberán cumplir dos condiciones: por un lado, mantener la presa en un nivel máximo que no inunde los poblados y, por otro lado, una apertura de compuertas que abastezca un caudal constante de tres metros cúbicos por segundo”, explicó el funcionario federal.

Emitirán postura sobre esta presa incompleta y la propuesta

Cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación suspendió la obra en 2013, la cortina quedó a 80 metros de altura, sin terminarse, al igual que el vertedor de excedencias y el tanque amortiguador, entre otras obras.

Según datos del gobierno de Jalisco, en la construcción de la presa El Zapotillo se han invertido seis mil 151 millones de pesos. Se requerirían tres mil 642 millones de pesos para terminar la presa con una cortina de 80 metros, más las obras preventivas para evitar cualquier inundación en los poblados.

Las autoridades afirman que una cortina más alta sí permitiría dar cumplimiento a los acuerdos de distribución de agua entre Jalisco y Guanajuato; una cortina de 80 metros sólo dotaría de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara y Los Altos.

En próximas horas, representantes de los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, así como organizaciones de la sociedad civil que les apoyan, emitirán una postura en torno a la reunión de este sábado.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fue particularmente hostil con las ONG’s, al pedirles que no interfieran con las pláticas entre la Conagua y los afectados. En otros momentos sugirió que había manipuladores en el tema de la presa.

Tags

Lo Último


Te recomendamos