La columna de Jessie Cervantes: En Monterrey, de todo y para todos

En Monterrey, después del DF, ninguna otra ciudad ofrece la cantidad de espectáculos

El pasado miércoles estuve en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, en donde además de comer bien, hoy puedes disfrutar de una impresionante gama de eventos musicales. Creo que la Sultana del Norte está convertida en la capital de la música en conciertos en el norte del país y que, decididamente después del DF, ninguna otra ciudad ofrece la cantidad de espectáculos que, por lo menos para el cierre de este año, tendrán los regios la oportunidad de ver. Me decía un amigo que lleva la promoción de radio de una importante compañía transnacional que para lo que queda de este 2016 serán más de ochenta conciertos, con lo que si tomamos en cuenta que faltan poco menos de dos meses para que se termine este año, se podría considerar que pudiera haber un concierto diario si tomamos en cuenta que los lunes no hubiera eventos.

Para checar la saturación, analicemos el día 15 de octubre: en 24 horas en la ciudad actuaran Thalia en el Auditorio Banamex; La Arrolladora banda El Limón en la Arena Monterrey; Ana Torroja en el Pabellón M, un nuevo recinto en la ciudad; Julión Álvarez en el estadio Sultanes de Monterrey; y el Oktober Fest en Los Jacales en donde se anuncia a Genitallica y a Allison entre otros. Sé que allá se consume mucho la música y la fiesta, sé que es de los lugares en Latinoamérica en donde más se paga por entretenimiento, pero estoy seguro que no da para tanto, porque si tú crees que sólo es el quince pues estas equivocado, ya que faltarían más de setenta y cinco eventos por realizarse en donde no sólo hay conciertos de artistas solistas, hay festivales y de todo tipo, urbano, edm, rock, etcétera.

Debo reconocer que a los que nos dedicamos al entretenimiento festejamos que esto pase y más en una ciudad grande, con gente abierta para recibir cualquier tipo de espectáculo, pero también es clave analizar la planeación que se tiene, siempre son los últimos meses del año donde se concentran la mayoría de eventos importantes, incluso en mercados como la ciudad de México, pero lo que ahora tenemos en aquella ciudad es para reflexionar, es imposible que todo esté lleno, que todo sea un negocio, porque aunque todo salga bien y todos los artistas se vayan contentos, me resulta difícil pensar que todos los que arriesgan ganen. Creo que si se planean las giras, si se organiza un calendario que cubra el resto del año, será más fácil para todos. Esto último es muy difícil de pensar, casi un sueño, pero sólo espero que los regios no terminen por cansarse y no saber ni a qué show ir. De pronto en calles y avenidas parece época electoral con tanto cartel de tanto evento anunciado, sólo recuerden que todo por servir se acaba.

bnr970x250