Es con cita, no hay de otra

Por MEMO LIRA

En este tiempo de garantías de hasta siete años, servicios de mantenimiento incluidos en los primeros de su nuevo vehículo, compra de garantías extendidas, etcétera, lo que sufrimos los clientes son las preguntas de qué tan buena es mi inversión y cómo viviré con mi auto cuando regrese a la concesionaria.
De entrada, la cultura de las distribuidoras para dar servicio se ha convertido en una donde el cliente debe participar para estar satisfecho, nos guste o no, la verdad es que en las áreas de servicio lo primero que nos piden es hacer cita y –seamos francos– es lo que menos nos gusta, no nos lo pedían antes y ahora lametamos que nos lo pidan pues quieren formarnos en una cola interminable.

Así una cita se convierte en una línea de espera pero fuera de la distribuidora, créalo o no, tengo ejemplos que para una  están otorgando espacios a más de uno o dos meses, inclusive proponen distribuidoras muy lejos de donde usted se encuentra.

En este entorno, ¿cómo hacerle, que tácticas seguir? Antes de comprar, visite el área de servicio, consulte a clientes reales. No deje de comprar un auto nuevo por esta razón, pero sí tome precauciones: acérquese a conocer al gerente de ventas, gerente de servicio y el gerente general de su distribuidora; en caso de cualquier problema acuda a ellos y no deje de felicitarlos si es que hay cosas que le tienen satisfecho.

Hable a la línea de atención, para ver qué tanto saben de la garantía, plazos de servicio y costos, y en cuánto tiempo lo atenderán. La operadora generalmente no está tan inmersa en el servicio al cliente, pero el personal del call center serán los más confiables para su inversión.

Espero que salga con una sonrisa, pero la verdad hay que anticiparse en todo para salir victorioso. Desde luego, tendrás una cuenta que pagar; revísela bien, pues las áreas de servicio también tienen sus metas de venta.

¡Suerte en su cita! Si no, estamos para servirle; mándeme un tuit, me gustará leer su caso.