Científicos michoacanos trabajan en vacuna anti-Covid y biosensores para detección del virus

La vacuna que desarrolla la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) contra el Covid-19 actualmente en fase 1

Por Erick Zaragoza Álvarez

La vacuna que desarrolla la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) contra el Covid-19, actualmente en fase 1, está formulada con una recombinante de tipo mosaico, lo que permitiría adaptarla con rapidez –si fuese necesario– a otras mutaciones o variantes del virus, a efecto de que no pierda eficacia en la protección que se busca para los seres humanos.

Alejandro Bravo Patiño, profesor investigador titular de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UMSNH, estimó que para finales de 2021 estaría listo el primer prototipo de la vacuna para ser probado en seres humanos, bajo protocolos internacionales. 

Destacó que lo importante de una vacuna es que enseña al sistema inmune a defenderse, y en este caso, con el biológico en proceso de formulación buscan generar anticuerpos que produzcan linfocitos B, especializados en desarrollar anticuerpos neutralizantes, así como linfocitos T, capaces de detectar células infectadas con el SARS-CoV-2 y destruirlas para evitar que se repliquen.

“Esto es lo máximo en una vacuna: que desarrolle tanto anticuerpos como linfocitos T”, subrayó el titular del Centro Multidisciplinario de Estudios en Biotecnología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, instancia que desde hace años incursionó en proyectos relacionados con la salud humana.

“Con un diseño de mosaico llevaría menos tiempo readaptar la vacuna; estaríamos hablando de meses”. Alejandro Bravo Patiño, titular del Centro Multidisciplinario de Estudios en Biotecnología.

En entrevista exclusiva, explicó que la vacuna que propone la Universidad Michoacana es un diseño de tipo mosaico, denominado así porque se toman fragmentos de 16 proteínas que conforman el virus, principalmente S, N y M, para enseñar al sistema inmune a reconocerlo y neutralizarlo.

Actualmente, la investigación está en la etapa en la que el biológico se inyecta a animales de laboratorio (ratones) y después de un periodo de 40 días se les extrae la sangre para analizar los resultados.

Concluye UMSNH biosensores para diagnóstico de Covid-19

 

Los investigadores nicolatias también tienen listo el prototipo de los biosensores que desarrollaron en conjunto con el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq) para diagnóstico de Covid-19, entre cuyas características resaltarían el alto grado de eficacia, menor tiempo de espera para el resultado y un costo más bajo en contraste con el que tienen actualmente otras pruebas.

Bravo Patiño explicó que, antes de la pandemia por el Covid-19, en el Centro Multidisciplinario de Estudios en Biotecnología ya se trabajaba en el desarrollo de biosensores para detectar virus que causan enfermedades respiratorias en animales.

Debido a la actual emergencia sanitaria, el desarrollo tecnológico que ya se tenía para otros tipos de virus fue reconvertido para la generación de biosensores que permiten la detección del SARS-CoV-2 activo, o bien, la presencia de anticuerpos contra el mismo virus.

El profesor investigador titular aseguró que el diseño o prototipo ya está listo, de manera que los biosensores ya han sido probados en el Laboratorio Estatal de Salud Pública, ubicado en Morelia, y se busca una alianza con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a efecto de que puedan realizar pruebas en su laboratorio certificado.

El investigador explicó que estos biosensores implicarían una inversión de aproximadamente 300 pesos por prueba, propuesta con la que se disminuye a la décima parte el costo que tiene actualmente la prueba de PCR, con la ventaja de que por su alto grado de sensibilidad es eficaz para la detección de anticuerpos o la presencia activa del virus.

Pormenorizó que los biosensores están asociados al uso de un software que toma las lecturas y envía la información a una computadora centralizada, lo que haría posible la recopilación inmediata de los datos que arrojen las pruebas aplicadas en distintos lugares o unidades del sector salud.

Ventajas de los biosensores desarrollados por la UMSNH:

  • Un respirador mecánico para pacientes que se encuentra en la última fase de desarrollo.
  • El modelo matemático que utiliza la Secretaría de Salud de Michoacán para el monitoreo de la pandemia.
  • Elaboración de fármacos que bloqueen la entrada del virus a la célula.

 

Con información de Saya Casillas

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo