“Presupuesto de UAM baja 7.7%, no sólo 4.1%”: Eduardo Peñalosa

El Presupuesto 2019 plantea siete mil 28 millones de pesos para la UAM, que representa una disminución de 289 millones de pesos con respecto al año pasado

Por Aabye Vargas

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) se enfrenta a un panorama complicado, pues luego del “error” en el Presupuesto 2019 que redujo sus recursos, –al igual que los de UNAM e IPN– busca la aprobación de una partida adicional de cerca de mil millones de pesos para reconstruir edificios dañados en el campus Iztapalapa, situación que ya ha dejado un rezago importante en trabajos de investigación, aseguró a Publimetro Eduardo Peñalosa Castro, rector de la institución.

¿Qué modificación habrá en el presupuesto a universidades luego de que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, lo calificara de “error”?

— Sabemos la afirmación que hizo el presidente sobre un posible error que habrían cometido. A nosotros nos alienta mucho, nos gusta la posibilidad de contar con el presupuesto completo.

En realidad la reducción es de 4.1% con respecto al 2018, y ya tomando en cuenta la inflación sería 3.6% más, cerca 7.7%, lo cual es muchísimo. Obviamente iba a impactar fuerte en términos de nuestras funciones sustantivas; no ibamos a poder lograr la docencia, la investigación, la conservación y difusión de la cultura.

¿Les darán la partida especial que se necesita para rehabilitar UAM-Iztapalapa, luego del 19S?

— No tenemos una información al respecto. Tenemos dudas sobre la reconstrucción de la unidad de Iztapalapa que fue dañada por el sismo del 19 de septiembre de 2017, pero estamos muy animados con las formulaciones de un incremento a la cobertura. Trabajaremos hasta conseguir el adicional, tanto a nivel federal como en la Ciudad de México.

En Iztapalapa tenemos tres edificios dañados, uno de ellos, el S, desalojado. Éste requiere volver a construirse, por lo que necesitamos como 400 millones de pesos; en el efidicio T, que sólo es reforzarlo para poder utilizarlo con confianza, requerimos 150 millones; el otro es el edificio de Ciencia y Tecnología, donde necesitamos alrededor de 250 millones. Son cerca de mil millones de pesos para tres o cuatro años, fácilmente con 200 o 250 millones de pesos anualmente se puede ir avanzando en este proceso.

Ahorita los alumnos están reubicados en otros laboratorios, pero esto es sólamente provisional, no puede ser establecido de manera permanente. Los estudiantes afectados son alrededor de tres mil.

En lugar de bajar el presupuesto, ¿no necesitarían dar más dinero a universidades?

— Sería muy importrante y oportuno tener más presupuesto, sobre todo pensando en que tenemos por lo menos 10 años de no tener un incremento sustancial y, sobre todo, para la reconstrucción de Iztapalapa.

¿Han tenido acercamiento con legisladores?

— Hemos estado hablando con el Consejo del Presupuesto de manera muy insistente, con la Comisión de la Educación y con diferentes personajes de la Cámara de Diputados. Estamos esperando tener una buena respuesta de su parte.

Debido a las afectaciones, ¿han tenido algún rezago en investigación?

— Hubo investigaciones que estaban en curso y que desafortunadamente se perdieron. No recuperamos muchos recursos experimentales que estaban ahí; se perdieron años de investigación científica al momento del sismo.

Hay un rezago en la investigación, pero también en términos de que estos investigadores continúen, porque no tienen en donde seguir con sus investigaciones. Algunos están reubicados en laboratorios de la UNAM, pero esto no da certidumbre a que desarrollen de buena forma su trabajo.

Los posgrados también pueden tener un impacto importante porque no hay manera de hacer la docencia e investigación de la mejor manera porque no tenemos el espacio. Es un plan a cuatro años, pero en ese tiempo estaríamos reconstruyendo.

¿Qué tipo de austeridad llevarán?

Tenemos un acuerdo. Me he estado dreuniendo con el cuerpo directivo con los coordinadores y secretarios generales de la universidad y formulamos toda una serie de rubros y de ahorro.
Estamos trabajando fuerte en la austeridad. Una cuestión que estamos llevando a cabo tiene que ver con el uso de papel, una de las cosas que pretendemos hacer es no utilizarlo, sino usar las formas digitales correspondientes, porque tiene muchas implicaciones como el lado sustentable.

Otro ejemplo es el agua, ya no vamos a tener agua embotellada, lo que vamos a tener son filtros y la manera de poner jarras para servir el líquido.

¿El subsidio en la comida se verá afectado?

En este momento no se va a mover, lo que sí es que tendremos el control de cuando se ofrece comida en reuniones. El subsidio de la comida lo vamos a mantener porque es algo delicado que tenemos que analizar bien, pero las alimentaciones de los profesores y administrativos las vamos a ir suprimiendo. La comida está entre 2.50 pesos hasta 10.

¿Se planea hacer algo en conjunto con otras universidades?

Hemos hablado y estábamos muy preocupados y consternados con la situación. Hubo una agrupación en la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) que funcionó bastante bien y puede ser el inicio de una alianza que puede ser muy importantes para que las universidades juntas pensemos en algunos problemas comunes como este.

La UAM es una universidad que no tiene privilegios y lo único que busca es cumplir su objetivo como universidad, hacer docencia, investigación, preservación y difusión de la cultura de la mejor manera.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo