¿Cuál es la causa de los sismos de baja magnitud en el Valle de México?

La magnitud de los sismos locales en la CDMX oscila entre 2, 2.1, y 3.3 o 3.4; la duración es muy breve: de tres, cuatro o cinco segundos.

Por Monserrat Vargas

La causa principal de los sismos de baja magnitud son las fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México, señala un investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Te puede interesar: Sismos en el Anillo de Fuego alertan por propiciar al 'gran terremoto'

El investigador Luis Quintanar Robles detalló que los sismos ocurren sobre fallas preexistentes, y para que haya un sismo en un determinado punto debe haber abajo una falla activa.

“El Valle de México está atravesado por una serie de fallas (ya cartografiadas por el Instituto de Geología (IGL) de la UNAM) que cuando son activadas por acumulación de esfuerzos, dan lugar a la sismicidad local”, explicó.

Por su parte, Leonardo Ramírez, investigador del Instituto de Ingeniería (II), lleva a cabo un estudio para determinar si el desmedido crecimiento inmobiliario de los últimos tiempos en esta urbe podría tener algún nexo con la ocurrencia de estos sismos.

¿Por qué son de baja magnitud?

A través de un comunicado de la UNAM, señalan que los sismos locales son de baja magnitud debido a que la longitud de las fallas que los originan no es tan grande como la de las fallas localizadas en las costas del Pacífico.

“Cuando un sismo de gran magnitud ocurre fuera del Valle de México, especialmente en las costas del Pacífico, el subsuelo de la capital resiente la llegada de sus ondas (por lo general, muy energéticas), lo que puede provocar que las pequeñas fallas preexistentes se activen y desencadenen los sismos de baja magnitud que se sienten después”, especifican.

Asimismo, aclaran que el origen y la formación de las fallas tienen causas geológicas, cuyos tiempos son muy extensos si se comparan con el tiempo de vida de los seres humanos.

Características de los sismos

Los sismos originados en el Valle de México son muy superficiales: no alcanzan más allá de los cinco o 10 kilómetros de profundidad, a diferencia de los costeros, que pueden alcanzar una profundidad de 30 y hasta 50 kilómetros.

Su magnitud oscila entre 2, 2.1, y 3.3 o 3.4 y la duración es muy breve: de tres, cuatro o cinco segundos.

Zonas vulnerables

los sismos locales ocurren con más frecuencia en la zona Oriente de la Ciudad de México, sobre todo en las alcaldías de Tláhuac y Milpa Alta, y en los municipios de Texcoco e Ixtapaluca, en el Estado de México.

También se presentan, aunque con menos frecuencia, en Álvaro Obregón (Poniente), específicamente en las colonias Lomas de Tarango y Lomas de Becerra. Y en Coyoacán, Benito Juárez y Miguel Hidalgo, zona Centro.

También puedes ver:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo