Advierten ‘fuga de cerebros’ por crisis de Conacyt

La reducción de recursos a programas de educación y al sector científico del país podría generar un daño colateral: la salida de más estudiantes talento del país; especialistas lamentan la postura del gobierno federal y piden reconsiderar política de nombramientos

Por Daniel Flores y Aabye Vargas

Los recortes presupuestales a programas del el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la contratación de personal no calificado en las direcciones del organismo gubernamental puede empeorar la fuga de cerebros que existe en el país, de acuerdo con especialistas consultados por Publimetro.

Cifras de un informe emitido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revela que entre 2015 y 2017 cerca de 866 mil mexicanos emigraron del país, entre ellos, “científicos, técnicos y personal altamente calificado”.

“La suspensión de programas podría ocasionar una fuga de cerebros indudablemente”, Heréndira Téllez, catedrática e investigadora del Conacyt.

Por si fuera poco, para este año el Conacyt tendrá dos mil 299 millones pesos menos para 2019, ya que en 2018 recibió una bolsa económica de 26 mil 963 millones de pesos.

A lo anterior se le suma, recortes del presupuesto en programas que tienen el objetivo de impulsar la educación; por ejemplo, fue suspendido el apoyo del Conacyt para la celebración de Olimpiadas y el programa 'Cátedras Conacyt', diseñado para integrar a jóvenes a la investigación científica.

Conacyt

Al respecto, Alejandro Mercado, investigador científico de la UNAM y la UAM aseguró que el fenómeno llamado ‘fuga de cerebros’ se comporta diferente a décadas anteriores, pues ahora los estudiantes regresan a su origen a mediano y largo plazo.

“La situación es diferente ahora, los jóvenes tienden a regresar y completan un ciclo de donde provienen, y cuando lo hacen capacitan a otros y crean empresas o nuevas formas de hacer las cosas”, sostuvo en entrevista.

Por ello, lamentó la postura del gobierno federal de reducir el capital a programas que fomentan la educación científica en México y los perfiles que se están tomando en cuenta para direcciones de alta relevancia.

Incertidumbre y desconfianza

Manuel Gil, profesor del Centro de Estudios Sociológicos del Colegio de México, sostuvo que la salida de estudiantes al extranjero y no retornan debe verse como un fenómeno social y no como un problema al alza en la actualidad.

Indicó que se debe replantear la Ley de Ciencia y Tecnología, ya que concentra la mayoría de funciones en el Conacyt y se elimina órganos consultivos de suma importancia y que sirvieron de contrapesos en el gobierno federal.

Sobre la designación del subdirector de la Coordinación de Comunicación quien no tiene un título universitario, el especialista llamó a revisar de forma meticulosa los perfiles para este tipo de puestos, pues de lo contrario se corre el riesgo de no brindar los resultados esperados.

“Respetando a todas las personas se debería de revisar con más calma y poner mucha más atención a personas que cuentan con mayor experiencia en temas relacionados a la materia; no se debería privilegiar las relaciones de pertenencia a un determinado grupo”, externó Manuel Gil.

Habrá repercusiones fuertes

La catedrática e investigadora del Conacyt Heréndira Téllez, coincidió en entrevista que la suspensión de programas del Consejo y el recorte presupuestal podría ocasionar una ‘fuga de cerebros’, además que afectaría el apoyo que otorgan a instituciones públicas que se encuentran en zonas marginadas.

“La suspensión de programas indudablemente podría generar una fuga de cerebros y repercusiones fuertes. Para progresar necesitas fundamentalmente ciencia y educación, y los recortes nunca van a ayudar a que se consoliden éstas en México. El Consejo es una institución evaluada por investigadores nacionales y foros consultivos externos, no era una institución exclusiva del gobierno, está bajo parámetros y líneamientos internacionales”, señaló Téllez.

Sobre la 'suspensión' del programa “Cátedras Conacyt”, de la cual ella forma parte, indicó que está integrado por personal “altamente calificado” que realizaba investigaciones, cursos y capacitaba a docentes de universidades en áreas marginadas; sin embargo, por los recortes, este año ya no se contratarán a más investigadores.

“Este personal altamente calificado hace investigaciones en áreas específicas; estamos de zonas conurbadas. En términos científicos estamos aportando a la sociedad conocimientos en ciencias médicas, genética, geociencia, etc. Las instituciones no tienen que pagar nada por las clases, cursos, exámenes profesionales y posgrados que realizamos; además, hacemos investigaciones nacionales”, puntualizó.

Sobre los recientes nombramientos en el Consejo, la catedrática mencionó que “existe gente capacitada que podría estar en esos puestos”, y resaltó la importancia de crear trabajos dignos para todos, pues “para qué estamos formando un nuevo científico si no habrá donde colocarlo”.

“La inversión que está haciendo (el gobierno federal en becas) para los jóvenes debe tener un futuro, no se puede apoyar en una etapa de su vida y después dejarlo”, señaló.

Frase:

“Estudios demuestran que los estudiantes que se van al extranjero tienden a regresan; ya no se pierde ese recurso humano”

Alejandro Mercado, investigador científico de la UNAM

Históricamente castigado

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) tendrá 2 mil 299 millones pesos menos para 2019, pues en 2018 recibió 26 mil 963 millones de pesos, pero se prevé que el próximo año sólo reciba 24 mil 664 millones de pesos.

  • De 115 mil 30 mil investigadores que trabajan en el extranjero podrían ser repatriados, de acuerdo con lo dicho recientemente por la actual directora, María Elena Álvarez-Buylla.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo