Crecen 433% fichas rojas a mexicanos en seis años

Actualmente existen nueve organizaciones criminales y 37 células delictivas en todo el país

Por Aabye Vargas

Las solicitudes de fichas rojas que ha emitido la Procuraduría General de la República (PGR) –ahora Fiscalía General de la República (FGR)– a la Interpol aumentaron 433% en los últimos seis años, de acuerdo con información de la Dirección General de Asuntos Policiales Internacionales que Publimetro obtuvo vía Ley de Transparencia.

La situación es alarmante, pues de 42 notificaciones que se registraron en 2012 pasaron a 224 en 2018; de enero a febrero de este año ya se contabilizan 30.

Tan sólo en noviembre de 2016, la Interpol activó siete fichas rojas y 12 azules para localizar a 19 funcionarios cercanos al ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, quien este año obtuvo su libertad luego de estar encarcelado en el Reclusorio Oriente.

Cuando se emite una ficha roja se implementa un operativo de búsqueda en más de 190 países; sin embargo, sólo funciona como una “alerta”, por lo que únicamente da aviso a la nación en cuestión sobre la ubicación del imputado, pero no ejecuta su detención.

María del Carmen Cendón, catedrática de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, precisó que la ficha roja se compone de tres elementos internacionales: que el tratado se mantenga con el país en cuestión; que el delito sea homologable o parecido y que se trate de alguna afectación al patrimonio del Estado.

“En los más de 100 días de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no hemos tenido ningún sujeto detenido. Además, la emisión de estas fichas no significa que el canciller (Marcelo Ebrard) o la propia Fiscalía estén girando algún convenio de colaboración para la captura de alguien”, resaltó la experta.

Células delictivas acaparan las fichas; 37 operan en México

Dentro de las fichas rojas, los capos de la droga tienen un papel muy importante, como es el caso del Chapo Guzmán, quien tras la emisión de dicha alerta fue detenido y cuyo proceso sigue en curso.
El Cártel de Sinaloa (que fue liderado por Guzmán), Los Beltrán Leyva, el Cártel del Golfo y Los Zetas son las cuatro organizaciones que tienen más células delictivas o brazos armados de las nueve que operan en el territorio nacional.

En total existen 37 células en el país, que operan principalmente en los estados de Sinaloa, Tamaulipas, Baja California, Chihuahua, Jalisco y Guerrero; la Ciudad de México no contabiliza ningún grupo en su territorio.

Fernando Tenorio Tagle, investigador y catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), indicó en entrevista que el incremento de cárteles y células delictivas –de hasta 48% en los últimos 10 años– se debe a que cuando cae un capo ya no se reemplaza automáticamente, sino que comienza una guerra por el poder al interior de la organización, que trae consigo un nuevo ordenamiento, lo que muchas veces hace que nazcan más organizaciones y se vuelva incontrolable.

“Las células delictivas existen porque se dedican a realizar distintos procesos para la organización para la que trabajan, como el cultivo, transportación, narcomenudeo y lavado de dinero. Las células se comparten las tareas delincuenciales y el cártel maneja la totalidad”.

“Lo que observamos es que cuando hay un cambio de estructura dentro de un cártel existe un proceso de fusión. Además, cuando hay una disputa por un territorio, muchas veces grupos criminales o células son absorbidos por sus rivales, como sucedió en el caso de Ciudad Juárez entre el Cártel de Sinaloa y el de dicho estado.
“Sería hasta cierto punto muy difícil establecer con precisión la cantidad de organizaciones criminales que hay en el país”, indicó el experto.

Militarización diversifica grupos armados

David Barrios, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), precisó que la estrategia de militarización –implementada desde 2006 por el ex presidente Felipe Calderón– ha diversificado a los grupos criminales, por lo que no ve con buenos ojos a la Guardia Nacional.

“No hay ningún ejemplo en el que una estrategia de militarización de la seguridad pública haya logrado abatir los índices de violencia, de hecho incluso han aumentado.

La industria de la criminalidad ha crecido, y una de las actividades ilícitas que más ha aumentado es la producción de drogas de diseño, pues el país ya tiene una posición muy importante a nivel internacional”, indicó.

Pero no sólo el narco acapara las fichas rojas, en los últimos años, la clase política se ha mantenido en el ojo del huracán.

TE RECOMENDAMOS:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo