"Gastaré hasta 6 mil pesos en uniformes y útiles", los nervios de una mamá por el regreso a clases

Este lunes más de 25 millones de alumnos terminan sus vacaciones y regresan a la escuela para un nuevo ciclo escolar

Por La Silla Rota

"Yo creo que entre uniformes y útiles voy a gastar entre 5 mil 500 y 6 mil pesos, además de la cuota. También faltan los zapatos y los tenis, que no están muy baratos", relata María Luisa Ramírez Contreras, quien además siente nervios porque su hijo va a ingresar a primero de secundaria.

El pasado 24 de junio más de 25 millones de alumnos de educación básica salieron de vacaciones y regresan a clases este lunes 26 de agosto para cumplir con 190 días de escuela, como lo marca el calendario 2019-2020, que termina el 6 de julio del próximo año.

A sus 31 años, Luisa tiene dos hijos, una bebé de 10 meses y Alejandro Emiliano de 12 años, quien va a dar el salto de la primaria a la secundaria, un hecho que les provoca mucha alegría, pero también cierto temor porque es un cambio fuerte para toda la familia, más porque se quedó en el turno vespertino.

"Es algo que no esperábamos, porque lo inscribí en una escuela que está cerca de mi trabajo, porque cerca de la casa no tengo ni quien lo vaya a recoger ni a entregar, entonces por eso yo busqué la cercanía con mi empleo, por cualquier necesidad de urgencia tenerlo cerca, pero se quedó en la tarde y yo trabajo en la mañana", dice con preocupación Luisa, quien es auxiliar de intendencia en la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán, de la UNAM.

Aunque ahora no lo pudo cambiar de turno, relata que habló con su hijo y le dijo que "ante cualquier adversidad tienes que echarle las mismas ganas, tienes que cumplir con tu objetivo y con las cosas que tienes que hacer, porque te estás preparando para la vida, porque se te van a presentar muchas situaciones y no te vas a dar por vencido nada más porque no es lo que tú esperas".

Ahorros desde mayo 

A pesar de que previno el gasto del regreso a clases, declara que todo lo que tiene que comprar sí representa un impacto para su economía, ya que tuvo que ahorrar 300 pesos cada quincena desde mayo pasado, dinero que podría haber utilizado para pañales o comida de su familia.

Explica que sólo en comprar el uniforme -que incluye el pants, el short, la playera, el suéter y el pantalón- gastó 2 mil 500 pesos. El otro gasto que ya hizo fueron los 750 pesos que tuvo que pagar de inscripción en la secundaria, además de dos paquetes de 500 hojas tamaño oficio y un galón de limpiador que les exigieron como parte de la cuota.

"Yo creo que es para mantenimiento de la escuela, pero se supone que para eso es que el gobierno les ayuda, ¿no? Para cubrir todas esas necesidades que la escuela tenga, que hasta cierto punto uno como papá termina cubriendo", comenta.

Madre

Aún le falta otro de los golpes a su bolsillo, la compra de los útiles escolares, ya que como Emiliano es de primer ingreso, la lista oficial de todo lo que necesita se la darán en los primeros tres días de clases. Ella estima que gastará entre mil 500 y 2 mil pesos, pero dice que aunque ahorre si no le alcanza a veces tiene que pedir prestado.

"La mayoría del gasto lo solvento sola, sí me ayuda su papá, pero no un 50%, que sería lo correcto, somos separados y yo soy la que solventa más el gasto. También tengo mi pareja y me ayuda en cuanto a eso", expresa Luisa.

Además, como Emiliano quedó en el turno de la tarde, ella estima que tendrá que gastar entre 800 y 900 pesos mensuales en transporte, incluyendo ida y regreso de la escuela, ya que su casa está a 25 minutos de distancia.

Sin embargo, al preguntarle cómo se siente ella como madre, Luisa responde con tono de voz alegre y un brillo en sus ojos: "Me siento orgullosa de que (mi hijo) ahí va en el camino de la vida, formándose. Pero me siento muy nerviosa porque es algo completamente nuevo para él, tengo miedo porque no sé cómo vaya a reaccionar, no sé qué tipo de niños sean sus compañeros, porque ahorita ya vemos que desde muy pequeños tienen otra mentalidad dependiendo de la manera en que se fueron formando, hay unos que desde muy chiquitos ya se drogan, fuman, toman o no entran a la escuela".

Mientras que Emiliano dice estar entre contento y nervioso por entrar a la secundaria este lunes. Comenta que se le bajó la pila cuando supo que se había quedado en la tarde, la razón por la que más le afectó fue porque entrenaba futbol por las tardes en un equipo de los Pumas, actividad que va a tener que dejar por un tiempo.

Este adolescente risueño expresa que lo que más le emociona de este regreso a clases es poder usar su uniforme nuevo, además de que tiene la espinita de saber cómo es ya ingresar a la secundaria.

Emiliano destaca que sueña con ser cirujano plástico. Luisa narra que él tiene esa idea desde que tenía como ocho o nueve años, por eso ella enfatiza que lo que más desea es "ver a mis hijos realizando sus metas, verlos con salud, que tengan un crecimiento sano y feliz. Que aprendan cosas buenas para que sean buenos padres educando a sus hijos en un futuro".

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo