El cordón de paz más importante es el de los manifestantes: Encinas

El funcionario consideró importante regresar a esa cultura en donde las movilizaciones no permitían a infiltrados incorporarse.

Por Notimex

El gobierno no va a reprimir, señaló el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez, quien aseguró que en la marcha conmemorativa al movimiento estudiantil de 1968, “el cordón de paz más importante es el que deben hacer los propios manifestantes”.

‘Fuera máscaras’, exhorta AMLO a participantes en marcha del 68

En un mensaje a los infiltrados en las marchas, les dijo que tuvieran cuidado porque de ser identificados los acusaría con sus mamás.

Confió que la movilización de esta tarde se realice en paz, dentro del libre ejercicio del derecho de manifestación y expresión política “y que nos ayuden a contener los actos de provocación”, pues la autoridad actuará con mesura, mucha inteligencia y fortaleciendo las actividades preventivas, más que represivas.

En un encuentro con medios de comunicación, el funcionario de la Secretaría de Gobernación aclaró que “en primera, el gobierno no va a reprimir, pero segundo, hay una corresponsabilidad tanto de quienes se manifiestan como de una sociedad que tiene que ayudar a evitar este tipo de detalles”.

Expuso que la “frontera” entre lo que es un acto de la autoridad para enfrentar una actitud vandálica puede vincularse con la movilización misma, y recordó su participación, desde la oposición, en diversas manifestaciones, en que ellos mismos hacían sus cadenas de seguridad.

Antisistémicos y vandálicos, dos tipos de grupos radicales

Encinas Rodríguez hizo una diferencia de la violencia vivida en el marco de la matanza de estudiantes en la Plaza de la Tres Culturas el 2 de octubre de 1968 y la que se viven en la actualidad en el país, pues la primera fue del Estado y la segunda es por actos delictivos.

“El 2 de octubre tenemos que enmarcarlo en un momento en que el Estado mexicano había cerrado cualquier opción de participación política a quienes disentían del régimen”, abundó.

Explicó que hay dos tipos de grupos radicales, los antisistémicos que por su propia naturaleza hacen un cuestionamiento a todo tipo de autoridad o de institución, pero también hay grupos vandálicos y de provocación que desvirtúan la legitimidad de las demandas y movilizaciones que se realizan.

Por ello, "lo que tenemos que hacer es garantizar condiciones de seguridad y no permitir estos actos con impunidad, un trabajo muy intenso para que las propias organizaciones hagan lo que hicimos durante muchos años: nosotros mismos resguardábamos la seguridad de las movilizaciones”.

Encinas Rodríguez recordó “aquellas marchas donde hacíamos las propias cadenas para que no se incorporaran a los contingentes, hay que regresar a esa cultura que nos permita garantizar libremente el derecho a la manifestación”.

También puedes ver:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo