Nuevos consejeros del INE con independencia, imparcialidad y autonomía: Pamela San Martín

En abril cuatro consejeros electorales dejarán vacante su lugar en el Consejo General y los diputados federales deben buscar los mejores perfiles

Por Jennifer Alcocer Miranda

La Cámara de Diputados iniciará este mes el proceso para sustituir a cuatro consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) y Pamela San Martín está en esa lista. Publimetro platicó con la consejera sobre su eventual salida, los pendientes que se quedan, los logros que se lleva y las cualidades que deben cubrir los nuevos perfiles.

Ante la reciente polémica con la Secretaría de Gobernación (Segob) para la entrega del Padrón Electoral y los datos biométricos de más de 90 millones de mexicanos mayores de edad, consideró que el órgano nacional electoral debe trabajar en conjunto con la dependencia para lograr la credencialización de los menores de edad en el país y así concretar la Cédula de Identidad de los mexicanos.

Entrevista a Pamela San Martín

 

¿Cómo deben ser los perfiles de los nuevos consejeros? 

–Para la renovación del Consejo me parece que es indispensable que sean perfiles que garanticen un contexto de independencia, imparcialidad, autonomía y de compromiso democrático con el país y ¿por qué habló de estos conceptos?, por las funciones que se desempeñan.

Porque quienes entren a formar parte tendrán que asumir esta función de garantizar la adecuada organización de las elecciones con todas las medidas de seguridad, todas las garantías y también tendrán que arbitrar las elecciones, garantizar una adecuada fiscalización de los recursos de los partidos políticos y también significa que garanticemos que no ingresen recursos de otros ámbitos, que no haya injerencia ni de poderes públicos ni de poderes privados, por eso la independencia y autonomía de cualquier gobierno y cualquier partido y poder fáctico para cumplir con esta función de organizadores y arbitro de la elección.

El papel que se juega desde el consejo general implica arbitrar la elección entre todos los contendientes y entonces generar garantías de imparcialidad de darle el mismo tratamiento a toda la competencia, por lo que yo espero que la designación que se haga tenga el más grande consenso.

¿Cómo espera que sea este proceso?

– Cuando en la Constitución se estableció que la designación se hiciera por las dos terceras partes de la Cámara de Diputados lo que pretendía era generar el mayor de los consensos, sin duda alguna tenemos una conformación que podría llevar a cabo esa designación sin los consensos de todas las fuerzas políticas, pero lo que sería deseable es que se cumpla con el propósito y que genere el mayor consenso y que sean perfiles que generen confianza para la ciudadanía porque el trabajo que se realiza en el instituto tiene un destinatario final que es la ciudadanía y se le tiene que fortalecer la confianza ciudadana en la institución y eso es lo que yo esperaría en un proceso transparente y que escuche las distintas voces que logren estos objetivos o propósitos.

¿Cuáles son los temas pendientes que tiene aún el INE y que deben asumir quienes lleguen al INE?

– Me parece que si bien hemos avanzado en el establecimiento de un modelo de fiscalización aún tenemos que fortalecerlo por lo que hemos tenido resistencias de los propios actores políticos para poder hacer una valoración completa de los distintos recursos que ingresan a las arcas de los partidos y los procesos electorales. Recordemos que con la reforma del 2014, se nacionalizó la función de fiscalización y se estableció una medida para que se realice de manera simultánea a las campaña  para detectar todos los recursos que ingresaron y lo que hemos tenido es una resistencia de reportar, en tiempo real, lo que incide en la capacidad de la autoridad de poder hacer una revisión más exhaustiva de los recursos.

Y creo que tendríamos que fortalecer las capacidades y la forma de fiscalización de los recursos, fortalecer la articulación con otras instituciones del estado mexicano para garantizar que no entren los recursos públicos a las contiendas electorales, garantizar esto no solo lo puede hacer el INE sino que hay una gran responsabilidad y puede entrar la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Auditoria Superior de la Federación (ASF), Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), etc., para poder garantizar mejores condiciones sobre aviso de recursos.

Otro gran pendiente en que pondría énfasis, es en lo que hemos llamado "cancha pareja" en el arbitraje para todos los actores, es decir, que se pongan reglas más claras y más precisas en torno a qué se puede y que no se puede hacer, en particular en materia de servidores públicos y en este punto es porque tenemos un artículo 134 constitucional que establece que no podrá utilizarse recursos de forma parcial o para incidir en la competencia, o sea, todo uso de recursos públicos debe de ser imparcial sin poder influir en la competencia que la propaganda gubernamental con fines educativos, informativos o de orientación social y que en ningún momento podrá implicar la promoción de imagen de un servidor público.

Cuando los servidores públicos hacen uso de los recursos públicos para incidir en la competencia generan una doble afectación: una a la propia competencia político electora pero otra más a los recursos publico que desvían.

Sin duda creo que en el tema de la discusión con la Secretaría de Gobernación (Segob) para que podamos avanzar en la credencialización de las niñas y los niños y establecer una cédula de identidad para ellos en el país y que podamos avanzar en consolidar la credencial para votar, que hoy en día está considerada como el principal mecanismo de identificación que tenemos y en coordinación con la Segob y aprovechando la infraestructura que tenemos se podría garantizar el derecho a la identidad de niños y niñas que sí es un gran pendiente.

Si bien no está en el campo directo del INE puede trabajarse en coordinación con el a partir de la infraestructura que ya contamos en el instituto.

Continuar fortaleciendo el sistema electoral, es decir, hoy tenemos un sistema híbrido en el que participamos tanto el INE como los organismos público electorales, en la organización de las elecciones y en lo que tenemos que seguir avanzando es en el fortalecimiento del modelo que tenemos en tanto lo tengamos. Esto, para tener una mayor coordinación y homologación entre las entidades; los procesos del INE y los organismos, todo en beneficio de las y los ciudadanos.

En estos seis años se han podido avanzar en distintas cuestiones porque cuando se crea el INE, se crea un nuevo modelo institucional que tenía que aterrizarse y empatarlo con la realidad nacional y hemos podido avanzar mucho en la consolidación del sistema nacional electoral.

He estado al frente de la comisión que se hace cargo del seguimiento a los procesos electorales locales y creo que hemos podido establecer un modelo que funciona, que si bien tiene tensiones, dificultades inherentes al mismo y que  implica un desgaste a las instituciones como tal, al tener dos instituciones coordinando elecciones se ha logrado el propósito de mejorar los estándares de organización y además hemos avanzado en el establecimiento de políticas importantes de inclusión a través de un conjunto de acciones afirmativas para favorecer la participación política de mujeres, personas indígenas, garantizar el derecho al voto de las personas trans y generar mejores condiciones para la participación pública de las personas con discapacidad, etc.

Estas son medidas que han ayudado a fortalecer y contribuir a el desarrollo democrático del país y reitero: ¿eso significa que estamos en un mundo ideal en el que quisiéramos estar?, no, creo que estamos muy lejos. Para estar más cerca tendríamos que fortalecer estas medidas de equidad que mencioné, mismas que se han tratado en estos años y que se han tenido claroscuros, digamos avances y espacios en lo que no hemos podido avanzar pero se ha logrado establecer algunas medidas de fortalecimiento en la institución y también identificar cuales son los puntos en los que no podemos dejar de avanzar como institución y en los que debe haber un escrutinio público de la ciudadanía hacia las instituciones para lograr el fortalecimiento y que operen como deben de hacerlo.

¿Algo más que agregar?

–Estamos en un momento clave para el escrutinio público en cuanto a lo que se habla de la designación de los consejeros y creo que esta próxima designación debe dejarnos una mirada critica de la sociedad a exigir una verdadero compromiso de la ciudadanía de quienes deben integrar los órganos de decisión de este país.

El proceso

La Cámara de Diputados nombrará un Comité de Selección conformado por siete personas; dos del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), dos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y tres nombrados por la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

Cada uno de los integrantes presentará una quintada -cinco personas- para que se realice el proceso y que sea finalmente el pleno de la Cámara Baja quien designe por votación de dos terceras partes a los cuatro nuevos consejeros electorales que entraran en función a partir del próximo 7 de abril.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo