logo
Existen riesgos derivados del aislamiento y el uso del cubrebocas en el aprendizaje del lenguaje / Foto: Maja Hitij/Getty ImagesExisten riesgos derivados del aislamiento y el uso del cubrebocas en el aprendizaje del lenguaje / Foto: Maja Hitij/Getty Images
Nacional 23/05/2021

Pandemia afectó el lenguaje de los niños y puede perjudicar su desarrollo

La pandemia de Covid-19 afectó cómo los niños aprenden nuevo lenguaje y cómo amplían su vocabulario. Expertos advierten los riesgos.

Durante el año y medio que ha durado la pandemia de Covid-19 han existido consecuencias que van más allá de la salud, como las afectaciones a la forma en la que los niños aprenden nuevo lenguaje.

Y es que la pandemia ha hecho que muchos niños pasen la mayor parte de un año interactuando mucho menos de lo normal con profesores, amigos y familiares. Una de las grandes preguntas es cómo habrá cambiado esto la forma en que han aprendido a hablar, explica Yvonne Wren, directora de la Unidad de Investigación de Terapia del Lenguaje de Bristol, de la Universidad de Bristol en Reino Unido.

“¿Han afectado el encierro y otras medidas de COVID-19 a la forma en que los niños adquieren las habilidades del habla y el lenguaje tan vitales para su desarrollo académico y social? Y si el habla de los niños se ha visto frenada, ¿qué pueden hacer los padres al respecto?”, cuestionó Wren en un artículo publicado en The Conversation.

Hasta abril de 2021, al menos 600 menores fallecieron por Covid-19, informó el subsecretario para la Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, quien afirmó que la principal afectación que han tenido los menores en la pandemia ha sido en sus habilidades psicosociales.

Resultados similares también ocurren en otros países, como Reino Unido. “Una encuesta reciente realizada por la Education Endowment Foundation entre colegios y padres ha revelado que los niños que empezaron a ir al colegio en otoño de 2020 necesitaban más apoyo que en años anteriores”, explica Wren.

“Los resultados sugieren que el área de mayor preocupación es el desarrollo de la comunicación y el lenguaje, en el que el 96% (55 de 57) de los colegios dijeron estar “muy preocupados” o “bastante preocupados”. Le siguen muy de cerca el desarrollo personal, social y emocional (91%) y la alfabetización (89%), habilidades que dependen en gran medida del desarrollo de una buena capacidad de habla, lenguaje y comunicación”, añade la especialista.

Damos por sentado que los niños aprenderán a hablar y la mayoría lo hace, incluso en circunstancias muy difíciles. Con la aportación adecuada ahora, podemos minimizar el impacto de los cierres en el desarrollo del lenguaje de los niños para que no tenga un efecto duradero. Pero es importante que identifiquemos a los niños que se han visto más afectados por la pandemia y cuyas necesidades probablemente continúen durante algún tiempo. Sin unas sólidas habilidades lingüísticas, aprender a leer, comprender conceptos matemáticos y aprender vocabulario científico se hace muy difícil. El lenguaje hablado es fundamental para el aprendizaje y es necesario dedicar más esfuerzos y recursos para garantizar que todos los niños comiencen la escuela con el lenguaje que necesitan para aprender.

Yvonne Wren, directora de la Unidad de Investigación de Terapia del Lenguaje de Bristol, Universidad de Bristol

Se teme que acciones como el distanciamiento social y quedarse en casa ha reducido la exposición de los niños a nuevo vocabulario, por ejemplo, a palabras que se pueden usar al visitar granjas o zoológicos. “Esto es importante, ya que sabemos que los niveles de vocabulario a los dos años predicen el rendimiento de los niños al entrar en la escuela, lo que a su vez predice los resultados posteriores”, añade Wren.

Además, el uso generalizado de cubrebocas durante la pandemia también nos ha revelado cuánto dependemos de la lectura de los labios. “El hecho de no poder ver el movimiento de los labios durante el habla, combinado con el efecto amortiguador que tiene el uso del cubrebocas sobre el sonido producido, nos ha dificultado la comprensión de lo que dicen otras personas. Esto es especialmente problemático para los muchos niños que padecen oído pegado, que puede provocar una pérdida temporal de audición, en la primera y segunda infancia”, finalizó. .

Pero, ¿qué pueden hacer los padres y familiares para ayudar? “Hay varias cosas clave que pueden hacer para ayudar a su hijo a aprender a hablar”, explica Wren. “Desde el primer día, hable con su bebé sobre cualquier cosa que le interese. Utiliza frases sencillas y haz que tu voz suene interesante utilizando mucha entonación y expresión facial. A los bebés y a los niños pequeños les gusta y necesitan mucha repetición, así que si tu hijo está mirando un autobús, háblale mucho de él, describiendo su aspecto, hablando de cómo se mueve y diciendo la palabra “autobús” una y otra vez”, añade.

3 PREGUNTAS CON

Yvonne Wren, investigadora principal y directora de la Unidad de Investigación de Terapia del Lenguaje de Bristol, Universidad de Bristol

¿Cómo pueden los padres darse cuenta de que los niños pueden tener problemas lingüísticos derivados de la pandemia?

El impacto para algunos niños se manifestará en una reducción de su vocabulario. Los padres pueden notar que su hijo no utiliza o no entiende algunas de las palabras que su hermano o hermana mayor conocía a la misma edad. Otros niños pueden tardar más en progresar en el desarrollo del lenguaje y utilizarán palabras y frases que pueden ser más típicas de un niño más pequeño.

¿Qué consecuencias de la pandemia cree que veremos en los niños que vivieron el encierro? Especialmente en los menores

El desarrollo del lenguaje varía mucho entre los niños y, afortunadamente, la mayoría de los niños estarán bien, pero es importante estar atentos a los niños que están en riesgo o en los que había preocupaciones sobre su desarrollo del lenguaje antes de que comenzaran los encierros. Para estos niños, el impacto será mayor y tardarán más en ponerse al día que otros.

¿Qué pueden hacer los padres o tutores de los menores para evitar las peores consecuencias de este problema?

Busque oportunidades para hablar con su hijo de las cosas que le interesan. Sea repetitivo en la descripción de objetos y acciones, ya que a los niños les gusta esto y así aprenden a asociar las palabras con el significado. No presione a su hijo para que hable o diga determinadas palabras o sonidos, sino que responda y participe con él cuando le diga algo, ya sean ruidos de un bebé pequeño o largas frases de un adolescente. Y siempre que pueda, lleve a su hijo a visitar lugares y personas: esto le hará conocer nuevas palabras y le ayudará a ampliar su vocabulario, lo que será muy importante para ayudarle a progresar en la escuela.

DATO

I CAN, organización benéfica dedicada a la comunicación de los niños, ofrece más información y recursos para padres y escuelas en I CAN’s Talking Point.

Te invitamos a consultar lo más visto en Publimetro

Iniciamos con:

Y también: