EU respaldó a Calderón en la crisis política de 2006

Por Publimetro México

En el momento decisivo de la conclusión del proceso electoral de 2006, la embajada de Estados Unidos, encabezada en ese momento por Anthony Garza, envió un comunicado al gobierno de su país solicitando se diera una muestra de apoyo a Felipe Calderón para evitar que los asuntos de “mayor importancia para nosotros se estanquen”, publicó La Jornada.

Después de una cerrada disputa por la Presidencia por parte del candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, y del PRD-PT-Convergencia, Andrés Manuel López Obrador, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) estaba a punto de emitir su veredicto, en plena convulsión social.

El cable, que se desprende de una filtración de WikiLeaks, está fechado el 1 de septiembre de 2006. Cuatro días después, el TEPJF daría como ganador al candidato panista, por un cerrado margen de votación de menos del uno por ciento.

“Corremos el riesgo de que los asuntos de mayor importancia para nosotros se estanquen, a menos que podamos enviar una enérgica señal de apoyo” para que el futuro mandatario “logre imponer su agenda”, detallaba el comunicado de la representación.

Anthony Garza informó al Departamento de Estado que una vez que se decretara el triunfo de Calderón, un grupo encabezado por él se involucraría con el equipo de transición del pancista, para “promover y hacer progresar las áreas que son prioritarias para nosotros”.

Las reuniones entre el embajador estadounidense y el entonces presidente electo de México se recoge en un paquete de tres mensajes.  Entre las afirmaciones que Calderón Hinojosa lanzó, según los cables, fue que el suyo “no sería un narcosexenio”, mientras que calificaba a Hugo Chávez y Mahmud Ahmadinejad, presidente de Irán, sólo generaban líos.

En los textos se puede distinguir el penoso proceso por el que pasaba el actual mandatario mexicano, pues había tensión en el PAN y con Vicente Fox, entonces presidente del país, la debilidad política por la mínima ventaja en las elecciones y problemas en su equipo de transición.

EN VILO SU LEGITIMIDAD

En el análisis que hizo Anthony Garza del momento político, detallaba que la legitimidad de Felipe Calderón se estaba “erosionado”, ya fuera por el golpeteo al interior de su partido, o la batalla contra Andrés Manuel López Obrador y sus aliados. Al tiempo, reconocía que las mejores virtudes eran la disciplina y paciencia.

El representante diplomático recomendaba a George W. Bush que una vez confirmado el triunfo de Calderón, lo llamara e invitara a Estados Unidos, mientras que en la embajada entablaría de inmediato una reunión con dos figuras esenciales del grupo calderonista: Juan Camilo Mourinho y Josefina Vázquez Mota.

Con el paso del tiempo, se asienta en uno de los cables, el embajador comió con Felipe Calderón, ya nombrado presidente electo. Durante la reunión, Garza explicó que “ya tiene una estrategia sobre los objetivos legislativos y ejecutivos de corto plazo. Intentará sumar a su entorno íntimo a algunos elementos externos”, situación que pareció tranquilizar a EU.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo