México: La puerta del éxito

Por Pili Montilla

Esta semana continúo con otro artista que tiene como objetivo conquistar con su música al mercado mexicano, sin duda, EL mercado…

Su padre es del DF, su mamá norteamericana y entre estos dos mundos nace un músico con ganas de llevar su talento a cada rincón del planeta, especialmente al país que lo vio nacer. Con un físico a lo ‘John Mayer’, una voz única y sonrisa de ángel, Gustavo Galindo tiene todo para ganar el corazón del público mexicano.

Así, el cantante apadrinado por Gustavo Santaolalla se encamina a conquistar a uno de los públicos más difíciles de la industria musical. A pesar de su infancia entre dos culturas, países e idiomas, Gustavo recuerda feliz sus años en México: “Recuerdo ver por primera vez a Luis Miguel en Siempre en Domingo. Sentí tanta emoción y deseos de cantar así, tener esa presencia, que me escondí debajo de una mesa. Nunca había sentido tantas emociones juntas. No sabía qué me pasaba. Más cuando vi cómo las chicas reaccionaban. Ese momento fue decisivo en mi vida”.

Entre ver Siempre en Domingo, cantar temas de Timbiriche o del musical Vaselina en su natal México, Galindo decide ser cantante y, a pesar de que a los 5 años se mudó a EU para estar con su mamá, el anhelo y su orgullo mexicano no lo abandonaron. Su sueño ya pronto se hará realidad.

Con el lanzamiento de su disco Entre la Ciudad y el Mar, con la participación de artistas invitados como Julieta Venegas, Galindo se propone conquistar lo que reconoce como “el mercado más difícil”, un mercado saturado, por ende, tienes que ser diferente para sobresalir.

Pero sin duda, que México es “EL mercado al que tengo que llegar. Más siendo el país donde nací, el sentimiento es aun más importante y profundo”. Cuando le pregunto su plan para ser escuchado y destacarse en este mercado, Galindo comenta: “Tratar de buscar mi propio nicho. A pesar de que soy un artista pop, soy muy rock también, hay un movimiento de cantautores mexicanos con propuestas inteligentes y líricas profundas, como Ximena Sariñana y Natalia Lafourcade. A esta corriente de rock independiente es a la que pretendo unirme, pero estando claro de que soy pop”.

Un punto importante y cierto que comenta Galindo es que “la gente está cansada de lo fabricado, busca contenido y eso está cambiando la música latina”. Al preguntar si cree que el bilingüismo trabajará en México, está claro que “hay gente que si lo entenderá y tal vez otras no. Pero la verdad es que no importa el idioma o los idiomas que tenga una canción, una canción buena, es una canción buena. La gente reconoce esto”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo