Alemania conmemora los 50 años de la construcción del Muro de Berlín

Por EFE
Alemania conmemora los 50 años de la construcción del Muro de Berlín

Fue el gran símbolo de la división del mundo y precisamente hoy hubiera cumplido los 50 años. Es el Muro de Berlín, icono de la Guerra Fría y que aún separa, solo físicamente eso sí, la capital germana. Este aniversario se celebra en Alemania durante toda la semana con actividades que recuerdan su historia.

Los actos comenzaron el pasado lunes con un homenaje a las víctimas de la división, una visita guiada por Bernauerstrasse, la calle berlinesa que simboliza la partición de la ciudad-, una mesa redonda y un atractivo show de ficción política.
 

El alcalde de la capital teutona, el socialdemócrata Klaus Wowereit, señaló que esta conmemoración es una ocasión especialmente adecuada para recordar a aquellos que fueron asesinados al intentar cruzar la barrera de hormigón. Las cifras oficiales reflejan al menos 136 víctimas.

En el programa de celebraciones destaca el homenaje que rendirán hoy, 50 años después de que la República Democrática Alemana cerrase su frontera, el presidente del país, Christian Wulff, y la canciller, Angela Merkel, en el monumento en recuerdo a las víctimas de la Bernauerstrasse.
Hasta los servicios secretos germanos se han sumado, de alguna forma, al festejo con la publicación de cerca de 5.000 documentos inéditos sobre el Muro, fechados en los años y meses previos a su construcción.
 

Así, la ciudad de Berlín ha organizado a conciencia esta avalancha de iniciativas, públicas o privadas, en las que, según el edil, no va a haber sitio para la nostalgia o la comprensión, ya que el Muro fue y es un símbolo de la política inhumana y dictatorial, frontera invisible. Sin embargo, a pesar de los buenos deseos políticos, según una reciente encuesta del periódico local Berliner Zeitun, y a pesar también de su caída hace 22 años, una frontera invisible sigue cruzando la capital.
 

El estudio apuntó que más de un tercio de los habitantes de la actual ciudad consideran que fue acertado levantar el Muro. Entre los antiguos ciudadanos del Berlín oriental, el porcentaje de los que piensan así asciende al 59 por ciento; mientras que entre los antiguos habitantes del oeste solo lo apoyan el 31 por ciento.

El comentarista germano Marco Krefting señaló la pasada semana que esta barrera cayó de la noche a la mañana, pero en la cabeza de las personas sigue en pie.

Los ciudadanos del este y el oeste han encontrado pocos puntos en común», subrayó, añadiendo que unos y otros siguen considerándose ossis y wessis, como se denomina, algo despectivamente, a los antiguos alemanes orientales y occidentales, respectivamente.

Las diferencias afectan también al plano económico, los estados federados de la antigua RDA son significativamente más pobres que los del oeste y su tasa de desempleo dobla a la del país.

Sin embargo, los expertos consideran que esa línea divisoria invisible de la capital se está desdibujando con el paso del tiempo, debido al cambio generacional y a la llegada de nuevos habitantes.

Así, el historiador de la Universidad Libre de Berlín Klaus Schroeder aseguró en su último libro, La nueva Alemania, que para los jóvenes germanos la división del país ya no es un tema, y además consideran que el régimen del este fue dictatorial. contener el éxodo. A finales de 1960, las autoridades de la RDA cifraron el número de fugitivos que huyó hacia la República Federal de Alemania en 200.000 a lo largo de ese año.

Por este motivo, el presidente del Consejo de Estado de la república comunista, Walter Ulbricht, insta a su ministro de Defensa, Heinz Hoffmann, a asegurar la frontera del Estado con la RFA y, en especial, con Berlín Occidental.
 

El rumor de la posible construcción de un Muro que separase la capital era cada vez más constante a comienzos del año 61. Sin embargo, para acallar las informaciones, Ulbricht proclamó que «nadie tiene la intención de construir una nueva frontera física». Pero, poco después de esta negación, en agosto de ese mismo año, agentes de Policía armados iniciaron de madrugada su construcción levantando barricadas de alambre de espino que posteriormente se sustituirían por piedra.    
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo