Ser "gandalla", el defecto del mexicano

Por Notimex

Tratar de sacar ventaja para resolver una situación podría ser interpretado como ser más listo, vivaracho u oportunista, pero para cuatro de cada diez mexicanos eso representa ser gandalla, abusivo por naturaleza, defecto que a nadie enorgullece.

Valerse de esa actitud parece que no tiene consecuencia, sin embargo a seis de cada diez ciudadanos les molesta que otra gente se aproveche y se meta en la fila, se apropie de lo ajeno o incurra en actitudes por el estilo que, a final de cuentas, afectan sus intereses.

En una encuesta realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), 40.6 por ciento de los consultados opinó que el mexicano es gandalla por naturaleza, lo que niega 52.1 por ciento.

El Diccionario de Mexicanismos define al gandalla como aquella “persona que, de manera artera, se aprovecha de alguien o se apropia de algo”.

Al poner como ejemplo el dicho “El que fue a la Villa perdió su silla”, se evidencia una actitud ventajosa cuando más de 60 de cada cien entrevistados justifican la frase.

Para 28 por ciento tiene mucha razón el refrán y otro 23.6 le concede alguna, mientras 17.4 considera poco cierto el dicho y menos de una cuarta parte lo rechaza (24.5 por ciento).

En las opiniones sobre este comportamiento son más las mujeres (42 de cada cien) que argumentan que el gandallismo forma parte del ser de los mexicanos, que los hombres (38). Pero hay 54 caballeros por cada 49 damas que no lo creen.

El estudio de GCE / Kaleydoscopio.mx. planteó a los participantes calificar el grado de gandallismo en México, y en una escala donde cero es nada y 10 es mucho, el promedio la gente le otorgó 6.6 en promedio; sólo nueve por ciento piensa que el abuso ciudadano es mucho y apenas 1.8 por ciento cree que no es nada.

Con el tema sobre la mesa, los consultados definieron en cinco categorías quién es gandalla: primero, quien quiere sacar ventaja de todo (57.6 por ciento); segundo, quien abusa del poder (26.1); tercero, el prepotente (7.1); cuarto, una mala persona (3.2), y quinto, quien reúne todas o una sola de estas características (2.7 por ciento).

Para llevar a la práctica este calificativo los encuestadores de Gabinete.mx preguntaron a los 800 participantes si alguna vez habían realizado un acto de abuso, como meterse en la fila, a lo cual 20.4 por ciento respondió que sí, 70.2 dijo que no y 6.4 no contestó.

Sobre estacionarse en doble fila, dos de cada diez participantes reconocieron que sí lo han hecho, siete que no han incurrido en esa falta que sanciona el reglamento de tránsito y tres no respondieron.

Y en otra falta de tránsito que a veces es de consecuencias fatales, 27.6 por ciento admitieron que se han pasado un semáforo en rojo, 69 contestaron que respetan el dispositivo de señales de vialidad y 3.4 por ciento se quedó callado.

En este plano, hay 59 hombres de cada cien que sienten que el gandalla es el ventajista y 27 que ven a uno en el poderoso abusivo.

Al enlistar los pecados sociales o defectos capitales del mexicanos, los encuestados enlistaron en el siguiente orden: uno, a los conformistas (19.4 por ciento); dos, los flojos (13.7); tres, los gandallas (5.7): cuatro, los mentirosos (5.3); cinco, los corruptos (4.9); seis, los impuntuales (4.2); siete, a los irresponsables (4.1), y ocho, a los mal educados o groseros (3.7 por ciento).

En contraparte, al hablar de las virtudes que caracterizan a los mexicanos, la gente ubicó primero a los trabajadores (14.6 por ciento); seguido de los alegres (12.5); los perseverantes (7.4); los sociables (5.7); los sinceros (5.1); los generosos o solidarios (3.7, cada uno); los creativos (3.3); los divertidos (3); y ser mexicano (2.8 por ciento).

Ve también

Ejército abate a líder de la Familia Michoacana

Locutor mexicano, el más escuchado en EU

Detienen por violación a presidente municipal en Oaxaca

Detienen a madre e hijo con 115 kilos de marihuana en Tepito

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo