Noticias

Cadáveres comerciales en León, Guanajuato

Los dead malls son centros comerciales que poco a poco terminan por desaparecer hasta quedar semi abandonados o abandonados. Pueden morir por varios factores, pero el principal son los cambios de los hábitos de compra, como señala Nick Farmakis, hombre de negocios de Illinois que en su tiempo libre administra el grupo de Facebook Dead Malls Enthusiasts.

Plaza San Miguel, el centro comercial muerto más famoso en León, tuvo su auge a inicios de la década de los ochenta.

En su momento, acogió a toda clase de compradores, vendedores y curiosos. Con el paso del tiempo los locatarios abandonaron el lugar. La desaparición de Comercial Mexicana influyó para que con el paso del tiempo el inmueble se convirtiera en una zona arqueológica de los años ochenta del siglo pasado.

Para el economista y académico Jesus Batta, el motivo por el que la plaza desapareció es multifactorial. “En cuanto a ubicación y ventajas de localización, Plaza San Miguel tenía todo para convertirse en un lugar exitoso, pero no se pudo cambiar la cultura del mercado al supermercado, considero que el municipio vea cuánto se ha pagado de impuestos por el lugar y construir un parque donde estaba la plaza”, aseguró el especialista.

Los vecinos del barrio de San Miguel lo ven por el lado de la nostalgia.

Raúl Arenas tiene 32 años. Junto con su familia, es propietario de una tienda de abarrotes ubicada justo frente a la Plaza San Miguel. De niño, recuerda que para ganar dinero extra cuidaba los coches, pues la afluencia vehicular era intensa.

“Después entraba a comprar algunas cosas. Me acuerdo que había una tintorería, una ferretería y un local de Pollo Feliz. Había un Videocentro y un Videomax. Entrabas, y del lado izquierdo estaba la zona de discos, todavía con acetatos. A uno le pega la nostalgia”, recuerda Arenas.

Ana María Montenegro, ama de casa, ha vivido desde  niña cerca del centro comercial.

“La plaza estaba llena de vida en los ochenta, aunque no todos los locales estaban ocupados. Había una paletería, los muchachos de la preparatoria oficial se iban de pinta, nosotras  íbamos todos los días a platicar; había incluso una óptica, una dulcería y diversos negocios… ahora todo está muerto”.

En entrevista para Publimetro, Nick Farmakis, el creador  y administrador del grupo de Facebook Dead Mall Enthusiasts que reúne en todo el mundo gente que explora y forografía esttos lugares, explica que es muy poco probable que un lugar de esa índole renazca:  “son muy raros los casos en los que los centros comerciales renacen con el mismo giro. He visto muchos convertidos en escuelas o iglesias, y otros en edificios de oficinas”.

En Estados Unidos, la afición de recorrer y fotografíar los dead malls es más intensa.
Explica también por qué un centro comercial se muere: “la gente prefiere ir a supermercados donde hay todo, como Walmart o Target, aunado a que la gente prefiere comprar cosas por internet. Nunca he estado en Europa o México, pero es un hecho que los hábitos de compra pueden matar a un centro comercial”.

Expresa sobre el auge de su afición: “habemos personas que nos interesa esto y que ahora ha cobrado más fama gracias a sitios como deadmalls.com o el grupo de Facebook que administro”.

Finalmente, ofrece un consejo para todos los interesados en explorar centros comerciales muertos: “si no debes de estar allí, no estés. Pueden ser propiedades privadas o estar en proceso de demolición. Cada situación es diferente, pero no vale la pena romper la ley o ponerse en peligro por recorrer un edificio” 

Tags

Lo Último

Te recomendamos