Noticias

Mucho gasto, ciudad lenta

Ningún habitante de esta ciudad, en sus recorridos diarios, puede escapar al panorama constante: obras por doquier y caos vial. Pero ¿por qué, ante tanto gasto, pareciera que tardamos más en llegar a nuestros destinos? Tan sólo el Par Vial ha representado un gasto de mil 800 millones de pesos y el distribuidor Gonzalitos cerca de 2 mil 400 millones, por lo que parecería lógico esperar una mejora en la movilidad en el área metropolitana tras esas inversiones. Sin embargo, de acuerdo a un estudio del Clear Institute, la velocidad media en autos pasó de 29 kilómetros por hora (km/hr) en 2005 a 22 en 2015, mientras que la de transporte público se ha reducido de 14 a 8 km/hr. Para decirlo sencillamente: Monterrey ha perdido velocidad.

Esto no quiere decir que no deba de hacerse una inversión de este tipo, la pregunta es si se están haciendo las inversiones adecuadas. Más aún, este problema parece no ser privativo del caso del transporte privado. Veamos el caso del metro. La Línea 3 tiene un costo estimado de 5 mil 700 millones de pesos. En su plan original, se suponía que el metro tendría un uso de entre un millón 200 mil y un millón 700 mil personas por día, abarcando el 15% de la demanda total. Sin embargo, la realidad dista de cumplir con esa proyección, pues para 2009 había 325 mil usuarios por día, lo cual representaba tan sólo el 3.67% de la demanda total.

¿Es necesario invertir en transporte público?, ¿es necesario invertir en vialidad? Sí, lo que hay que reflexionar es cómo se toman las decisiones para hacerlo, de qué forma se hará la inversión y cuál es el objetivo que persiguen. Por ejemplo, el distribuidor de Gonzalitos era, desde antes de ser iniciado, un caso de fracaso, ¿por qué? Al ofrecer todos los movimientos direccionales en un sólo lugar el resultado es la congestión. Podría defenderse que Gonzalitos tiene ahora mucha más capacidad que antes, pero la evidencia cotidiana para miles de personas que utilizan esa avenida es que eso no es una ventaja. Por el contrario, en vez de haber impulsado la existencia de más rutas alternativas, se invirtió en saturar una sola. 

Con base a un estudio del experto en movilidad doctor Moisés López, el transporte de carga representa únicamente 0.3% de los viajes en la ciudad y; sin embargo, consume casi 10% de la capacidad de las vías y es responsable del 95% del deterioro del pavimento. De manera que al pensar en la movilidad parece invertirse en resolver la problemática actual, es decir, incrementando la capacidad de las calles y no en redistribuir el tráfico. 

Y es que el problema no es sólo de asignación del gasto, sino de cómo nos acercamos al problema de la movilidad en el área metropolitana. Muchos de estos proyectos se justifican con una rentabilidad social del gasto que, aunque demuestra teóricamente el impacto positivo, tiene una falla de origen: la vialidad no es un problema aislado. Es momento de pensar en la movilidad como un proceso urbano, que implica tomar en cuenta no sólo que nos movemos, sino por qué lo hacemos: ¿dónde está el empleo?, ¿dónde podemos pagar una casa?, ¿qué alternativas reales hay para llegar ahí?, ¿dónde están los hospitales, las escuelas, los bancos, la policía? Estas son preguntas que abordaremos en la siguiente entrega de Ciudad por venir.

Destacado

“Y es que el problema no es sólo de asignación del gasto, sino de cómo nos acercamos al problema de la movilidad en el área metropolitana”. 

Monterrey ha perdido velocidad

29 km/hr  era la velocidad media de los autos en 2005

22 km/hr  es la velocidad promedio de los coches en 2015

Tags

Lo Último

Te recomendamos