Noticias

BMW i8: lo mejor de dos mundos

Desde hace varios años, hemos estado analizando sobre los diferentes caminos que podrá tomar la movilidad urbana en un futuro. Una de las vertientes con más fuerza involucra a los autos híbridos, y que aunque muchos todavía no lo asimilan, ya son toda una realidad y, vaya que ahora atraen todas nuestras miradas. Para ello, sólo basta voltear a ver el BMW i8, un auto que combina lo mejor de dos mundos: un súper deportivo plenamente sustentable.

El diseño
No cabe duda de que BMW se esforzó en todos los niveles para ofrecernos la joya de su corona, y es que desde el instante en que se mira a este BMW i8, nos muestra de inmediato todas las características deportivas combinando los detalles futuristas. Desde luego, todo tiene una razón de ser, ya que todas las líneas de esta carrocería llamada StreamFlow persiguen la funcionalidad para maximizar la aerodinámica y obtener mayor eficiencia.

Como todo buen deportivo, se apega a rebajar la mayor cantidad de peso antes de agregar más potencia. Así, y teniendo en cuenta que el peso de las baterías de litio es considerable, la cabina está fabricada principalmente en compuesto fibra de carbono, que es 50% más ligero que el acero y 30% más liviano que el aluminio, conservando firmeza, estabilidad y fuerza ante cualquier impacto. El resultado: sólo 1,560 kg.

Por dentro
Al ingresar a la cabina abriendo las puertas hacia arriba con el más puro estilo futurista y deportivo, nos transmite la sensación de estar verdaderamente un paso adelante en algo no antes visto. Gracias a todos los detalles simples en aluminio, pantalla central, gran conectividad inteligente y toda la iluminación en azul, logra el objetivo de mostrar lo que se pretende con este i8.    

Prestaciones y manejo
Este BMW i8 incorpora un motor de tres cilindros, 1.5 l TwinPowerTurbo que desarrolla 231 hp, montado en el eje trasero del auto, impulsado directamente sólo a este eje. Además, cuenta con un motor eléctrico que cuenta con 131 caballos de fuerza y 185 libras pie de torque, que impulsa a las ruedas delanteras y se encuentra montado en la parte frontal. En el centro del chasis se encuentran las baterías, uniendo ambos motores y cuentan con un sistema de refrigeración especial, para trabajar en el punto óptimo. Cuando estos dos motores se combinan, producen una potencia total de 362 hp y poco más de 420 libras pie de torque, lo que permite hacer el 0 a 100 km/h en tan sólo 4.4 segundos y tener una velocidad máxima de 250 km/h.

BMW ha logrado combinar precisamente el funcionamiento del motor eléctrico con el motor a gasolina, ya que en marcha, la interacción es prácticamente imperceptible. Recordemos que este BMW i8 es híbrido plug in, lo que nos permite recargar las baterías cuando el motor a gasolina se enciende o, bien, conectándolo a una estación de recarga, que, por cierto, ya hay casi 100 en nuestra ciudad. No todos los híbridos cuentan con esa opción y es algo que hace la diferencia.
Este bólido tiene tres modos de manejo: COMFORT siendo el “normal” en el cual se maximiza la utilización del motor eléctrico y se combina con el motor a gasolina ocasionalmente para recargar las baterías o, bien, entregar más potencia. Otro es eDRIVE es el modo completamente eléctrico y con éste podemos tener una autonomía de 35 kilómetros sin encender el motor a gasolina, con batería completamente cargada, así como una velocidad máxima de 120km/h. Por último, modo SPORT, en el cual obtenemos la potencia completa de ambos motores y es ahí cuando experimentamos el torque de un motor eléctrico con el empuje de uno de gasolina en el eje trasero al máximo. Impresionante, y el sonido del escape, excelso. Esto se logra gracias a un resonador especial para exprimir todo sonido de ese motor tres cilindros turbocargado.

La sensación de manejo es de un auto deportivo, extremadamente estable gracias a su distribución de pesos perfecta 50:50, muy potente pero, sobre todo, muy ligero. Es algo difícil de explicar, pero realmente se siente hasta el más mínimo detalle. Un aspecto importante es que a pesar de tratarse de un deportivo, es cómodo y lejos de ser duro.

Este BMW i8 es sencillamente la realidad de aquellos autos que siempre vimos en autoshows y que sólo eran conceptos futuristas, que prometían hacer muchas cosas y que hoy hacen más y capitalizan la última tecnología a un máximo nivel, ya sea con muy pocas emisiones contaminantes, materiales ultraligeros, diseño aerodinámico funcional o simplemente con todo junto.
Bien por BMW que desde hace casi 100 años ha demostrado que puede hacer motores de avión, grandes autos, fantásticas motos y, ahora, híbridos espectaculares e icónicos.
 

5 puntos destacados:
•    Un motor eléctrico para eje delantero y otro a gasolina para eje trasero: juntos desarrollan 362 hp y poco más de 421 lb-pie de torque.
•    0 a 100 km/h: 4.4 segundos.
•    Velocidad máxima: 250 km/h.
•    Autonomía en modo 100% eléctrico: 35 km.
•    Carrocería StreamFlow, hecha principalmente de fibra de carbono.
•    Es híbrido plug in, conectable a cualquier estación de recarga eléctrica.
•    Consumo promedio 2.1 l por cada 100 km.
•    Distribución de pesos 50:50
•    Peso total: 1,560 kg.

Precio
2 millones 501 mil 900 pesos (i8 Pure Impulse).

Competencia
Por ser híbrido y por el diseño del auto.
•    Porsche 918 Spyder.
•    Mc Laren P1.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos