Sostienen “difícil” reunión Cuauhtémoc Blanco y Graco Ramírez

Por Alexandro Hernández

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, se reunió con el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, para ofrecerle apoyo para su seguridad.

A través de su cuenta de twitter, el mandatario estatal reconoció que se trató de una reunión difícil por la “manera de actuar” del ex futbolista.

“Me reuní con Cuauhtémoc Blanco, fue una reunión difícil por su manera de actuar, pero le ofrecimos todo el apoyo para su seguridad”, escribió en la red social.

 

Aunque no dio más detalles sobre los resultados del encuentro, reiteró que detrás de Blanco hay personas que quieren aprovechar su inexperiencia para que grupos delincuenciales se instalen en Cuernavaca.

“No vamos a permitir que grupos delincuenciales vuelvan a #Cuernavaca como lo hicieron en pasadas administraciones”, aseveró.

Informó que a través del “Operativo Delta”, 300 elementos estatales y 300 Federales protegen coordinados la seguridad de las familias del municipio.

El tema de seguridad en la entidad se avivó después del asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mora, el pasado 2 de enero, un días después de que rindiera protesta en el cargo.

Sin embargo, en Cuernavaca la tensión entre Blanco y Ramírezse remonta a una carta que el edil envió pasado 20 de diciembre al presidente Enrique Peña Nieto para acusar a nueve regidores que supuestamente buscan hacer cambios al Reglamento Gobierno Municipal.

En la misiva de tres cuartillas que el propio Blanco publicó en sus redes sociales, califica a los regidores de “traidores y esquiroles” por buscar  que Cuernavaca viva una crisis.

Asegura que los nueve políticos desarrollan sesiones de cabildo, sin contar con la mayoría y sin el respaldo del actual edil, Jorge Morales.

“Simplemente le están causando mucho daño a la ciudad y quieren seguir saqueando Cuernavaca”, dice de los regidores, quienes según Blanco sólo responden a los intereses del gobernador, Graco Ramírez, y de su hijastro, Rodrigo Gayosso.

Pidió a Peña Nieto su ayuda para comenzar su gestión “acompañado y trabajando mano a mano con los ciudadanos porque yo soy una gente que viene del pueblo”, sin embargo, su mandato inició el pasado viernes con un cuerpo de seguridad debilitado después de que el gobierno estatal retirara unas 248 armas, 186 radios de comunicación, 40 patrullas, 15 motocicletas y 121 policías para su resguardo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo