Federico Figueroa, la "piedrita en el zapato" de Graco Ramírez

Desde 2003, el hermano del "Rey del Jaripeo" ha sido señalado por tener vínculos con el crimen organizado; el empresario asegura que se trata de un pleito personal con el gobernador

Por La Silla Rota

Desde 2003, el hermano del “Rey del Jaripeo” ha sido señalado por tener vínculos con el crimen organizado; sin embargo, el empresario asegura que se trata de un pleito personal con el gobernador de Morelos

En mayo de 2014, una “narcomanta” apareció sobre la autopista México-Cuernavaca: “Cártel Guerreros Unidos, ya pasaron los límites, al igual que tú Federico Figueroa. Ustedes han sido los responsables y causantes de todo lo que ha pasado en Morelos”, se podía leer. 

“Tú Federico Figueroa y Mario Casarrubias quieren pelear, hijos de su p.., vamos a pelear”, refería el mensaje que apareció tras la muerte de un abogado de nombre Alejandro Exiquio Rodas. Acto seguido, la fiscalía de Morelos llamó a comparecer al empresario palenquero y promotor de ferias y artistas, Federico Brito Figueroa, también hermano del fallecido cantautor Joan Sebastian “El Rey del Jaripeo”.

Esa fue la última vez que saltó a los reflectores el nombre de Federico Figueroa, pero no la primera vez que se le relacionaba con el crimen.

En 2013, su nombre salió a la luz tras la detención de Cesáreo Adrián Arias alias “La Guajolota”, quien era considerado como uno de los líderes de llamado Cartel del Pacífico Sur que opera en Morelos.

Cesáreo Adrián Arias, fue capturado el 19 de noviembre de 2013 por elementos de la Policía Ministerial de la Procuraduría de Justicia estatal en posesión de heroína y cocaína, dentro de un bar de su propiedad. 

En su momento, el hermano del “Rey del Jaripeo” calificó las acusaciones en su contra como “chismes” y aseguró que se trataba de un “pleito político” entre el exdiputado local del PT Alfonso Miranda Gallegos, quien es tío del líder de “Los Rojos” en Morelos, Santiago Mazari Miranda “El Carrete”; y el exalcalde de Amacuzac, Noé Reynoso, también vinculado a los “Guerreros Unidos”.

Pero Figueroa ya era un dolor de cabeza para el gobernador Graco Ramírez.

El mandatario perredista acusó que entre noviembre y diciembre de 2013, mientras el secuestro llegaba en la entidad a un punto máximo, había recibido, “por diversas personas”, mensajes de que debía reunirse con los Guerreros Unidos. Y aunque Ramírez se negó a dar nombres, versiones periodísticas, refieren que el emisario habría sido Figueroa.

No obstante, los antecedentes comienzan en 2003, cuando quedó al descubierto una red protectora del “Cártel de Juárez” en el gobierno de Morelos, derivado de una denuncia del mismo Graco Ramírez, entonces líder del PRD en la entidad.

Graco Ramírez acusó al entonces gobernador de Morelos, Sergio Estrada Cajigal, de haber protegido a una red de delincuentes dedicados al narcotráfico, secuestro y robo de vehículos, y que incluso contrató sicarios para ejecutarlo.

Checa la nota completa en La Silla Rota.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo