Payasito Merengue, el cómico-químico de Ciudad Juárez

Por VICE

Conocí a Merengue gracias a un cartel de madera hecho a mano que vi por primera vez después de hacer unas fotografías en una zona importante de maquilas a las afueras de Ciudad Juárez. Me sorprendió la presencia de ese cartel en este lugar. Y un payaso en Ciudad Juárez no deja de parecerme anacrónico.

Al cruzar dos calles, otra vez el mismo cartel, también hecho a mano y de madera. Apunté el número y llamé por curiosidad, ¿quién es el Payasito Merengue y por qué viene hasta acá para poner sus carteles?

Acordamos una cita para el día siguiente en su casa.

Payasito Merengue vive en una parte de Ciudad Juárez sin asfaltar, a unos metros del correccional de menores. Su casa es fácil de reconocer: tiene su troca, no precisamente discreta, estacionada delante de la puerta. Rodeados de discos y fotos de Payasito Merengue y perfumes de fabricación propia, le pregunto por qué se hizo payaso.

“Yo nací con los dones, pero era zafiro rústico y lo fui puliendo con el tiempo; porque también hay que estudiar arte dramático, dicción, oratoria”.

Payasito Merengue ronda los 50 y nació en un rancho en Xalapa, Veracruz. Con 14 años quería ser comediante y decidió marcharse a Guadalajara, donde se casó, tuvo tres hijos y empezó a ejercer de payaso.

Lo que le llevó a Ciudad Juárez fue una admiración, una pasión por Juan Gabriel. Me contó haber ido al Noa Noa para coincidir con su héroe, esperar delante de la puerta desde las 6 de la tarde sin llegar a verlo o nada más de lejos. “Yo vine solito a Juárez y vine por Juan Gabriel”, me explicó. “Después hice venir a mi familia pero mi mujer se volvió malandra, se metió en las drogas y se perdió”.

Todos sus shows están grabados en 3 volúmenes que vende él mismo ( Tu adiós o venga tu soledad,Gracias Caridios por tanto amor, Tu inolvidable sonrisa – no, no es un error de ortografía -), y cada uno contiene entre 6 y 7 horas de chistes y grabaciones.

Cuando hay buen tiempo, Merengue hace cuatro shows semanales para niños y adultos, pero cuando hace frío, no hay presentaciones, así que vende en el tianguis los perfumes que fabrica. “Merengue es químico y cómico. Me robo las fórmulas y hago los perfumes”.

Lee la nota completa, en VICE

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo