Patrulla Fronteriza busca a dos mujeres indocumentadas al sur de Texas

Las mujeres fueron abandonadas por un traficante de indocumentados en un área desértica.

Por Notimex

El día de hoy, Agentes de la Patrulla Fronteriza reanudaron la búsqueda de dos mujeres que fueron abandonadas por un traficante de indocumentados en un área desértica del sureste de Texas.

Los hechos ocurrieron cuando caminaban para eludir un puesto de inspección sobre la carretera 281, cerca de la comunidad de Falfurrias. Una de las mujeres fue identificada por sus familiares como Everilda Chilel López, una indígena guatemalteca de 20 años de edad.

De acuerdo con un reporte publicado este lunes por el periódico “Brownsville Herald”, el traficante de indocumentados informó a la familia de Everilda que hacía frío y llovía la noche en que ella no pudo continuar la marcha.

Señalaron que esto se debió al debilitamiento causado tras cuatro días de caminata, por lo que el grupo la dejó cubierta de bolsas negras de basura cerca de un lago seco.

A lo largo de la última semana, agentes de la Patrulla Fronteriza y del Condado de Brooks buscan a Everilda y a una segunda mujer que también se quedó atrás, además del cuerpo de un hombre que según un testigo fue golpeado hasta la muerte por el mismo traficante.

Everilda salió de su casa en el pueblo de Unión, en Guatemala, justo después de la Navidad con la esperanza de continuar sus estudios en Estados Unidos, dijo Marta López, su hermana mayor quien reside en Georgia.

La más joven de siete hermanas, Everilda, siempre amó la escuela, pero la falta de dinero la obligó a comenzar a trabajar en los campos de café en una edad temprana, dijo Marta.

Indicó que la última vez que habló con su hermana menor fue el domingo después de Navidad. Everilda acababa de cruzar el Río Bravo (Río Grande) y se alojaba cerca de McAllen, junto con un pequeño grupo de personas que cruzó en forma ilegal, dijo Marta.

“Lo último que me dijo fue: ‘Si es la voluntad de Dios voy a estar allí con usted pronto para celebrar el Año Nuevo”, recordó Marta.

Martha informó que un hombre que conducía al grupo de indocumentados llamó a su casa la noche del 2 de enero pasado para hacerles saber que dejó a Everilda cerca de un lago seco en el lado izquierdo de la carretera 281, al sur de camino rural 2191.

La familia llamó al Consulado de Guatemala en McAllen y contactó a la Patrulla Fronteriza, que ha estado buscándola desde el pasado 3 de enero.

Un hombre que fue parte del grupo de indocumentados contactó a la familia de Everilda y dijo que ella no fue la única que se había quedado rezagada durante la caminata de cuatro días a través del condado de Brooks.

“Él dijo que había tres personas que se habían quedado detrás”, dijo Marta después de hablar con el hombre no identificado a través del teléfono.

El testigo le dijo a Marta que el traficante también había golpeado a un hombre. Dijo que estaba seguro de que el sujeto estaba muerto porque su cuerpo era pesado y se sentía sin vida cuando lo trasladó a un claro cercano.

Desde 2010 los restos de más de mil inmigrantes indocumentados han sido localizados en el valle del sureste de Texas, lo que ubica a esta zona como la más mortal para el cruce de inmigrantes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo