Un bebé en el Congreso anima debate sobre la familia en España

La imagen de la diputada Carolina Bescansa, de Podemos (izquierda), con su hijo Diego de siete meses en brazos durante la apertura de la legislatura es portada hoy en todos los medios

Por EFE

La decisión de una diputada española de llevar a su bebé al Congreso el día de la constitución de la Cámara, provocó una oleada de reacciones de políticos y grupos sociales sobre las dificultades de los padres para compatibilizar la vida familiar y profesional.

La imagen de la diputada Carolina Bescansa, de Podemos (izquierda), con su hijo Diego de siete meses en brazos durante la apertura de la legislatura es portada hoy en todos los medios de comunicación españoles y motivo de comentarios en periódicos y redes sociales.

El debate se sitúa en si la decisión de Bescansa es una reivindicación del derecho a conciliar la vida familiar y profesional o un simple gesto para conseguir notoriedad de su partido, una nueva formación que se ha convertido en la tercera fuerza de la Cámara.

Sobre este hecho se han manifestado diversos políticos, empezando por el presidente del Congreso, el socialista Patxi López, quien reconoció hoy que no le gustó la “anécdota” de la diputada Bescansa de llevar a su bebé a la constitución de la Cámara y lamentó que una “opción personal” se convierta en “categoría general”.

Sin embargo, el líder del PSOE (socialista), Pedro Sánchez, declaró que la diputada de Podemos “está en su derecho de hacer lo que hizo”.

La propia diputada defendió ayer la decisión de llevar a su hijo al Parlamento e incluso darle de mamar en el escaño porque, en su opinión, cuando hay que criar a un bebé hay que ir con él “a todas partes” y defendió el derecho que tiene todo el mundo a criar a sus hijos “como pueden y quieren”.

Sin embargo, otras diputadas recordaron que el Congreso tiene una guardería para los hijos de los parlamentarios y del resto de personal que trabaja en la Cámara, una situación que no disfrutan la mayoría de las empresas españolas.

Entre las críticas, la Red Feminista recordó a la diputada en varios mensajes de Twitter que el Congreso tiene guardería, y lamentó que se utilice la maternidad “como elemento de exhibición”.

También la Federación de Mujeres Progresistas consideró que el gesto de Bescansa lanza un mensaje “contraproducente, muy poco afortunado y que hace mucho daño”, pues no se trata tanto de apostar por la conciliación sino por la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos.

Sin embargo, otros internautas alabaron la postura de la diputada porque, a su juicio, ha contribuido a llamar la atención sobre la necesidad de impulsar la conciliación laboral.

El gesto de Carolina Bescansa pone sobre la mesa una realidad de la sociedad española: las dificultades que tienen las familias, pero sobre todo las mujeres, para conciliar la vida familiar y la profesional, en un país con largos horario laborales y con escasez de guarderías.

Además, como en España todavía los sueldos de las mujeres son más bajos que los de los hombres, es más fácil que sean ellas las que renuncien a su trabajo en caso de no poder compatibilizar la vida familiar con el trabajo.

La legislación española ofrece 16 semanas de permiso de maternidad, de las que seis deben tomarlas obligatoriamente las mujeres tras el parto y el resto del periodo pueden compartirlo con los padres.

Además, las madres tienen derecho a un tiempo de lactancia durante los primeros nueve meses del bebé.

El que políticas muestren a sus hijos o continúen ejerciendo sus cargos durante los embarazos contribuye a hacer visible esta realidad y a reivindicar mejoras.

En la reciente historia de España, otras políticas han compatibilizado su maternidad con el ejercicio de altos cargos, como es el caso de la actual vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que dio a luz cuando ocupaba este puesto.

Sin embargo, en esa ocasión se cuestionó que la vicepresidenta no se acogiera a todo el permiso de maternidad que la ley española ofrece y que antes de un mes ya se incorporara a su trabajo.

Pero quizá la imagen más llamativa fue la que ofreció la socialista Carme Chacón tras ser nombrada ministra de Defensa en el año 2000, pasando revista a las tropas en avanzado estado de gestación.

Sin embargo, la política criticó la actuación de Bescansa y recordó que cuando fue ministra de Defensa, ella llevaba a su bebé a la Cámara y le daba el pecho en su despacho, sin necesidad de llevarlo al hemiciclo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo