¿Cómo vigilan al “Chapo” dentro del penal del Altiplano?

Al menos 35 policías y custodios, así como un perro, vigilan al líder del Cártel de Sinaloa

Por Iván Cabrera

Tras la evasión de Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo” el 11 de julio de 2015, las autoridades comenzaron con las remodelaciones en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en Almoloya de Juárez, para corregir todas las fallas que facilitaron la salida del líder del narcotráfico.

TE RECOMENDAMOS

De acuerdo con la edición 2046 del semanario Proceso, el área de Tratamientos Especiales del penal, de donde se fugó el líder del Cártel de Sinaloa, fue reforzada con “plancha de cemento con malla de acero y se eliminaron los puntos ciegos de las celdas de esta zona”.

El texto refiere que durante la primera semana de estancia, el capo fue movido de celda en ocho ocasiones, siempre esposado; y fue ubicado en el segundo piso y no en el primero, como lo estuvo durante su año y cinco meses que estuvo preso.

“Guzmán ahora tiene vigilancia al lado de su puerta y hay un perro entrenado para localizarlo. En total son 35 policías y guardias los que lo vigilan”, refirió el reportero Jorge Carrasco, quien escribió el texto principal de esta edición del semanario.

Por su parte, los encargados de monitorear los movimientos de Guzmán Loera tienen turnos de cuatro horas y los policías federales que lo cuidan cuentan con cascos con cámara y comunicación inmediata con la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo