Peugeot 208 diésel, lo ponemos a prueba

Por Mario Rossi

Peugeot de México ha hecho una apuesta por traer a nuestro mercado un subcompacto con motorización a diésel. La compañía francesa, líder indiscutible en la fabricación por más de 80 años de estos motores, no ha dudado en sumar la opción a su catálogo de productos en tierras mexicanas.

Exterior
Nosotros ya lo manejamos y quedamos muy contentos del producto. Por fuera el color denominado Orange Power es sin duda un imán de miradas, además se refuerza a la vista gracias a los bonitos rines en color negro de 16 pulgadas que lucen en contraste con el propio color.
   Al frente destacan los grupos ópticos que cuentan con iluminación diurna con LED y en la parte baja los clásicos y efectivos faros para niebla. La parte trasera presume luces con diseño felino o de garra y hacen juego con un portón muy práctico y fácil de abrir/cerrar.

Interior
Muy silencioso, pero qué importa, si lo que nos gusta oír es el motor en ralentí e incluso en marcha para sentir la potencia de soplado del turbo, se vuelve adictivo.
   El habitáculo está diseñado para cinco personas, pero la verdad, es que dos (las frontales) serán las que mejor viajen. La banca trasera es reducida pero cuenta con buen firme en las espuma de los asientos.
  En cuanto a tecnología, el Peugeot 208 diésel lleva una pantalla en la consola central de siete pulgadas que permite, entre otras cosas, servir de “espejo” con respecto a nuestro celular, es decir, vemos las funciones del mismo como navegación, redes sociales y llamadas, además de que la conexión es inmediata y de muy fácil intuición.
   La verdad, a unos cuantos días de haber manejado el auto, nos acostumbramos a la posición del volante de dirección, el cual es más pequeño que el resto y el cuadro de instrumentos va por encima de él.
    Un detalle muy francés pero que gusta e incluso se ve elegante.
Manejo
Quizá uno de los mejores subcompactos que hayamos conducido en varios años en cuanto al muy bajo consumo de combustible y mejor aún, de la respuesta dinámica que ofrece en cualquier momento.

Recorrimos dos mil 300 kilómetros, en su mayoría carretera, y las mediciones que nos arrojó en varias pruebas de consumo fue de hasta 26.1 km/l logrando así que un tanque de combustible (50 litros) nos otorgara poco más mil 200 kilómetros.
   No lo conseguimos porque hubo tramos en reparación, subidas y curvas que afectaron un poco nuestro consumo, pero lo que si es cierto es que mil 100 kilómetros los logra sin problema alguno de autonomía plena.
   En cuanto a los frenos, estos son de disco en las cuatro ruedas con ABS y repartidor electrónico de frenado así como asistencia al frenado de urgencia y el trabajo y efectividad son inmediatos.
   Extrañamos el control de tracción y de estabilidad que sí montan las versiones a gasolina e incluso dos bolsas de aire más (laterales) que no lleva así como la cámara de reversa.
Conclusión
Si tú, estimado lector, eres de esas personas que recorre muchos kilómetros a diario, sin temor a equivocarnos te podríamos decir que éste es un auto para diario, incluso si te gustan los autos manuales, el Peugeot 208 diésel con motor 1.6 HDI y transmisión manual de cinco relaciones será, hasta este momento una excelente apuesta para disfrutar a diario, un muy buen auto francés.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo