Semarnat dio permiso para obras en Tajamar desde 2005

La dependencia que tras inspeccionar el lugar de los trabajos no se hallaron especies que murieran a consecuencia del proyecto

Por Alexandro Hernández

La Secretaría de Medio Ambiente y Recusos Naturales (Semarnat) defendió las obras de desmonte y relleno en el malecón Tajamar de Cancún, Quintana Roo, asegurando que desde julio de 2005 otorgó autorización en materia de Impacto Ambiental a desarrollo proyectado por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

A tavés de un comunicado también informó que siete meses después, en febrero de 2006, la Dirección General de Gestión Forestal y de Suelos otorgó una autorización para realizar el cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

Detalló que desde 2005 tenía en su conocimiento que las obras incluían la remoción de 49.10 hectáreas de manglar, sabana y graminoides, selva baja caducifolia y secundaria, con el fin de dotar a  dicho espacio de servicios de electrificación, agua potable, sistemas de alcantarillado, pavimentación, jardinerías y banquetas.

Todo ellos para concretar la construcción de diversos proyectos inmobiliarios para lo que fueron adquiridos por particulares esos predios.

En noviembre del 2015 un Juzgado Federal determinó dejar sin efectos la suspensión definitiva en contra de la autorización de impacto ambiental otorgada al proyecto, por lo que Fonatur se encontraba en plena posibilidad jurídica de ejecutar las acciones de remoción de vegetación hasta el 8 de febrero del 2016.

Sin embargo, este miércoles un Juez de Distrito concedió otra suspensión provisional después de que el pasado sábado en la madrugada, bajo fuertes medidas de seguridad se reanudaron los trabajos.

Esto como resultado de una demanda de amparo expuesta por Silvia Fuentes Calleja, en el incidente 86/2016 contra actos del Presidente Municipal de Benito Juárez, Paul Carrillo de Cáceres y otras autoridades involucradas.

“En el caso se involucran derechos de una colectividad íntimamente vinculadas a su vez con el impacto ambiental, el cual prevalece sobre el interés particular de la persona física o moral que ejecute las obras relacionadas”, versa la suspensión.

Desarrollo Cancún, especificó que los promotores de cada proyecto en el Malecón debieron cumplir con una serie de estudios y medidas en cada etapa de la obra, y todos son evaluados estrictamente por la autoridad correspondiente.

Desde el fin de semana varias organizaciones denunciaron un ecocidio, pues un manglar protege al arrecife, proporcionan refugios para la cría de peces, amortigua los impactos del cambio climático en la costa, actúan como sistemas naturales contra inundaciones y funcionan como barreras contra huracanes e intrusión salina.

GreenPeace México acusó que el manglar fue devastado con ayuda de policías municipales, estatales y de toneladas de maquinaria pese a las irregularidades en las que incurrió el Fonatur, “quienes falsearon información al punto de negar incluso la existencia del mismo manglar”.

Además exigió a las autoridades detener los trabajos, pues pese a la devastación, aún es posible que se recupere de forma natural.

La Semarnat recalcó que durante los trabajos no se encontró evidencia de que ejemplares de fauna silvestre murieran en condiciones distintas a la actividad cotidiana del ecosistema de la zona, es decir, que las obras no han cobrador vidas animales.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo