Esta es la historia de la Ciudad Perdida de Tacubaya

Así como se conoce que hay rateros, vendedores de drogas y cómplices de alguna forma, también hay familias trabajadoras y honestas, dice uno de los habitantes

Por Letra roja

La Ciudad Perdida de Tacubaya, un lugar temido por el resto de los habitantes de la Miguel Hidalgo, durante décadas, en este lugar han vivido en condiciones de precariedad, hacinamiento, marginación e irregularidad. Es una tierra de nadie. Habitado lo mismo por personas honestas como infractores.

Está ubicada al sur de la delegación, dentro de la colonia Tacubaya, colinda al norte con Mártires de Tacubaya, al sur con la calle de 11 de abril, al poniente con Héroes de la Intervención y al oriente con Río Becerra.

Según la historia contada por vecinos, en los años 80 Tacubaya fue conocida como la Ciudad Perdida y desde ese entonces hay altos índices de delincuencia y albergado a una población marginada.

Desde el patio principal se puede observar algunas de las aproximadamente 200 viviendas, construidas con materiales de segundo y tercer uso, láminas de cartón, metálicas y plástico; muros simulados que tratan de detener la inestabilidad estructural.

Don Rafael, encargado de rezar el Rosario a la Virgen de Guadalupe, a quien son devotos, explicó que en la Ciudad Perdida existe una hermandad entre sus habitantes.

Dice que el lugar está lleno de contrastes, que así como hay jóvenes universitarios, hay quienes no tienen educación. Que todos juntos buscan cambiar de vida.

Según información de el diario México, también hay gente bien, que busca salir adelante. La mayoría somos buenos, la mayoría somos malos, pero hay más buenos que malos”, indica don Rafa.

Asegura que así como se conoce que hay rateros, vendedores de drogas y cómplices de alguna forma, también hay familias trabajadoras y honestas. “Los de antaño somos los que venimos arrastrando la cobija, antes estábamos peor, ahora ya no queremos dar esos ejemplos a nuestros hijos, por lo menos vivimos en comunidad. El chiste es que todos salgamos felices y con tenis Nike. Que nunca falta el mala copa en los convivios o que si ya anda bien ‘pasoneado’, ‘bien acá’, o quién se siente Pancho Villa”, expresó.

LEE LA HISTORIA COMPLETA AQUI 

Loading...
Revisa el siguiente artículo