Familias y empresarios, los que más blindan autos

Por Mario Mendoza Rojas

El clima de inseguridad y la necesidad de autoprotección personal hizo que el mercado del blindaje de autos creciera 4% durante 2015, con un total de dos mil 700 unidades acorazadas durante el periodo de referencia.

La Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores (AMBA) reportó que 70% de las unidades atendidas por el sector correspondieron al Nivel III, llamado de uso particular, cuya función es la de proteger a sus ocupantes contra ataques con armas cortas.

Mientras que el restante 30% correspondió a los automotores empleados por funcionarios de Gobierno, cuyas necesidades de seguridad fueron cubiertas a través de blindajes de nivel IV, V y VI, capaces de soportar los embates de armas como las cuerno de chivo o bazucas.  

El presidente de la AMBA, Ernesto Mizrahi Haiat, indicó que a diferencia del año pasado, en lo que va de 2016 los blindadores formales han registrado “mayor movimiento” y solicitudes de cotizaciones, sobre todo para el sector privado, donde se ubican los empresarios.

“La nueva cultura de la autoprotección hace que el cliente invierta en su tranquilidad y la de su familia, y un automotor blindado puede ser la opción”, afirmó el directivo.

Respecto a las compras de Gobierno, el empresario indicó que en 2015 no se cumplieron las metas previstas, ya que sólo una dependencia federal adquirió un paquete de unidades blindadas.
“Desde que inició la administración del actual Gobierno de la República, la comercialización ha sido muy escueta.

“En años anteriores, cinco o seis secretarías hacían pedidos trimestrales de unidades blindadas Nivel V. Incluso no hubo ni esquema de arrendamiento como las autoridades lo habían planteado”, dijo.

Grado de blindaje

El acorazado de un automóvil se mide en seis niveles. Ante los ataques de la delincuencia, los más usados son:

• Nivel III. Recomendado para autos de cuatro cilindros cuya potencia permita cargar 250 kilos adicionales. Protege de ataques con armas cortas.

• Nivel IV. Se aplica en camionetas de seis cilindros o más; con potencia para mover 700 kilos adicionales; preserva la integridad ante las armas cortas y rifles AK-47, conocido como cuerno de chivo.

• Nivel V. Se realiza en camionetas de seis y ocho cilindros, que transporten mil 200 kilos adicionales; disuade hasta los disparos de AK-47 y el R-15.

• Nivel VI. Ideal para camionetas robustas de ocho cilindros. Es más visible en estados del norte del país afectados por el narcotrafico. Evade ataques de alto poder como bazucas, rifles R-15 ó G3.

Cifras clave

65% del mercado es atendido por las empresas que intgran la Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores. La agrupación reportó que 90% las unidades protegidas corresponde a camionetas (SUV); 9% a autos; 0.5% a camiones; y 0.5%, vehículos tipo vanet.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo