Panaderías de barrio, "en riesgo" por las grandes cadenas

La Esperanza y de Lecaroz quienes “se comen” entre 30 y 50% de las ventas de las panaderías de barrio de las zonas en las que están establecidas.

Por Valentina González

En la Ciudad de México, y en la zona conurbada, existen dos grandes cadenas de panaderías que ponen a temblar a las panaderías de barrio debido a la oferta, la experiencia de compra y por el servicio que ofrecen a los consumidores.

Se trata de las cadenas La Esperanza y de Lecaroz quienes “se comen” entre 30 y 50%  de las ventas de las panaderías de barrio de las zonas en las que están establecidas.

“Estos grupos vinieron a dar dinamismo a una industria que estaba apagada. La idea es que las panaderías chicas y medianas le entren al tren de la modernidad y puedan competir en forma igualitaria con estos grupos”, señaló Erick Navarrete, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa).

Navarrete asegura que la industria panificadora apuesta por la capacitación para hacer eficientes las plantas productivas, mejorar la productividad y hacer frente a la competencia. De tal forma que la estrategia de este sector es apostar por la calidad, así como a valores añadidos al producto, pero sin sacrificar  el costo.

Al cierre del  2015 la industria panificadora generó alrededor de 110 mil millones de pesos en ventas. El consumo per capita de pan de los mexicanos es de 34 kilos al año. Alrededor del 30% corresponde a pan dulce y 70% a pan blanco.

La Canainpa tiene afiliadas a poco más de tres mil 500 panaderías establecidas país. Sin embargo, en México existen alrededor de 50 mil panaderías según el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE).

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo