Las posesiones más valiosas de un refugiado en Dinamarca

Por VICE

El martes pasado, el voto mayoritario en el Parlamento de Dinamarca ratificó un ajuste en las leyes danesas de asilo en un intento por hacer del país un destino menos atractivo para los inmigrantes y refugiados.

Entre otras cosas, la propuesta de ley L87 extiende el periodo de espera obligatorio para el derecho a reunificación familiar de uno a tres años, recorta en 10 por ciento el apoyo financiero a los que buscan asilo y reduce la duración de los permisos de residencia para los que busquen asilo en Dinamarca en un futuro. También permite que los policías confisquen las cosas de valor de los refugiados. Todo con el fin de financiar su estancia en el país mientras buscan asilo.

Esto forma parte de la nueva ley que los daneses llaman “La ley de las joyas” y ha generado controversia a nivel internacional. Dinamarca no había recibido esta clase de atención desde que el periódico Jyllands-Posten decidió publicar caricaturas del profeta Mahoma hace diez años. Igual que hace diez años, no es la clase de atención que hace que los empleados de las agencias turísticas abran una botella de champaña y brinden de felicidad.

El primer ministro danés Lars Løkke Rasmussen dijo que “El punto es asegurarse de que todo el mundo tenga los mismo estándares, ya sean refugiados o daneses. Con estándares me refiero a que todos deben mantenerse solos, si pueden”. No obstante, la policía sólo puede confiscar bienes que superen el valor de 10 mil coronas danesas [26,945 pesos] y que no tengan un valor sentimental. Esto hace que nos preguntemos qué tan profundas serán las consecuencias de esta ley en el mundo real.

Para tener una idea de qué objetos valiosos cargaban los refugiados al llegar a Dinamarca, VICE visitó un hospital en la ciudad puerto de Helsingør que se acondicionó para ser un albergue para cerca de 150 refugiados. Platicamos con cinco refugiados que aceptaron mostrarnos las cosas más valiosas que traían a su llegada.

-Abdul Khader tiene 44 años de edad, es originario de Siria y llegó a Dinamarca hace cinco años. Su objeto más valioso es una pulsera negra que le regaló su hija de 16 años de edad. Por ahora, su hija se encuentra en Turquía, junto con su madre y sus otras dos hermanas. Khader calcula que todos sus objetos de valor juntos suman un total de 1,500 coronas danesas [4 mil pesos].

 

– Subhe Mohammad viene de Siria. Tiene 40 años de edad. Lleva cuatro meses en Dinamarca pero su esposa y sus tres hijos siguen viviendo en Siria. Sus posesiones más importantes son este teléfono porque ahí guarda las fotos de sus hijos. Mohammad calcula que todos sus bienes juntos suman un total de 1,700 coronas danesas [4,580 pesos].

 

Lee la nota completa en VICE

Loading...
Revisa el siguiente artículo