¿Cómo caminamos los mexicanos?

Por Notimex

Académicos de la Facultad de Ciencias de la Electrónica de la BUAP diseñaron un sistema que analiza la marcha de un individuo, lo que permitirá fabricar prótesis personalizadas y contribuir en el diagnóstico de padecimientos de la columna vertebral.

Al respecto Sergio Vergara Limón y María Aurora Diózcora Vargas Treviño, académicos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y responsables del proyecto, explicaron que el sistema está compuesto por cuatro sensores llamados acelerómetros.

Indicó que estos miden en tiempo real los ángulos de la cadera y rodilla durante la marcha, para establecer las variaciones en los movimientos.

Por lo anterior y a diferencia de países como Alemania y Estados Unidos, en México no hay registro de un sistema capaz de evaluar la simetría de los ciclos de marcha con respecto de ambas piernas, como éste que fue diseñado en colaboración con académicos de otras instituciones del país.

Su proyecto “Sistema de Adquisición para el Análisis de la Marcha del Mexicano” cuenta con la solicitud de registro de patente número MX/a/2013/015037, ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Vargas Treviño destacó que a menudo las personas que utilizan prótesis especiales para caminar, por la pérdida de alguna de las extremidades inferiores, se sienten incómodas con estos aparatos, debido a que sus movimientos son rígidos y les resulta difícil desplazarse.

“A un paciente se le colocan los detectores en la cadera y en la pierna sana y de forma computarizada se registran sus parámetros de movimiento y sus ángulos, para reproducirlos en una prótesis, de modo que cuando la persona camine con ésta, sienta que lo hace de forma natural”, explicó.

Por su parte, Vergara Limón señaló que quienes utilicen los aparatos ortopédicos se sentirán más cómodos, seguros y con menos dificultades al andar, lo que reducirá el impacto psicológico y contribuirá a mejorar su calidad de vida.

Subrayó que ese método permitirá fabricar nuevas prótesis, que además de brindar una mayor comodidad y movimiento al paciente, tendrá un mejor diseño y un costo más accesible para la población.

Los doctores en Optoelectrónica resaltaron que con su sistema, al evaluar el ciclo de la marcha de una persona, es posible identificar trastornos relacionados con la cadera, rodilla y la columna vertebral, al analizar los parámetros de la variación de las extremidades.

“Al llevar a cabo las pruebas descubrimos que una de las personas que evaluamos tenía una pierna más grande que la otra, y que otro tenía problemas en la cadera, este tipo de situaciones muchas veces son difíciles de detectar a simple vista cuando se va a consulta”, refirió.

Vergara Limón subrayó que esta herramienta permitirá a los médicos realizar diagnósticos precisos al amplificar la señal de los detectores y revisar a detalle las variaciones existentes entre la longitud de las extremidades.

Señaló que de este modo se podrá detectar el tipo de padecimiento y con base en los resultados decidir el mejor tratamiento para el paciente.

Enfatizaron que su modo de operación no es complicado, pues cuenta con un programa interactivo desarrollado para visualizar y guardar la información obtenida de cada persona, para su análisis en tiempo real o diferido.

Los expertos añadieron que todas las pruebas se hacen en una caminadora estática, que también tiene la función de escaladora, en la cual la persona camina con los sensores ajustados a los ángulos de sus rodillas y caderas.

Añadieron que éstos se conectan al software, el cual graficará en ese instante la correlación de movimiento entre las extremidades.

A su vez, Vargas Treviño subrayó que a pesar de que existen diversos estudios sobre la marcha en Alemania, Suiza y Estados Unidos, en el país no se había desarrollado ningún trabajo similar, enfocado al modo de caminar del mexicano.

En el proyecto colaboraron también los doctores José Fernando Reyes Cortés de la BUAP, Marciano Vargas Treviño de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

Asimismo, José María Rodríguez Lelis del Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico (Cenidet) y Fermín Martínez Solís de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo