Crónica: Los 5 segundos del Papa

Francisco sonrió y saludó a todos, y a la vez a ninguno

Por Alexandro Flores

Fueron sólo cinco segundos los que los fieles pudieron ver al Papa Francisco en su paso por Calzada de Guadalupe hacia la Basílica.

Sobre sillas,  escaleras,  árboles y hasta teléfonos públicos,  personas de todas las edades buscaron el mejor ángulo para tomar fotos del esperado momento.

No importó el breve instante que pudieron saludar al pontífice, las sonrisas y lágrimas se dibujaron en la mayoría de los rostros.

Francisco sonrió y saludó a todos, y a la vez a ninguno.

Casi al instante de su paso, las personas comenzaron a tomar las calles para retirarse y dejar una calzada casi vacía a los que decidieron quedarse a ver la misa por las pantallas.

Pero incluso en el momento más concurrido del día el escenario no lució tan lleno como la peregrinación anual del 12 de diciembre o alguna de las visitas de Juan Pablo II

Predominaron los jóvenes entusiastas que durante la espera no dejaron de gritar porras y que fueron los mismos que se quedaron para verlo salir. 
Mientras al interior de la Basílica el Pontífice ofrecía la misa,  afuera los feligreses aprovecharon para descansar los pies sin poner mucha atención a la palabra de Dios.

Otros se tomaron el tiempo para cerrar los ojos para rezar o dormir,  mientras los vendedores seguían en la lucha por terminar con las banderitas y medallas.

Creyentes de Polonia,  Cuba,  Colombia,  Estados Unidos,  entre otros,  pasearon por la calzada semivacía tomándose fotos con los nacionales en ánimo festivo.

Al final del día,  ya con el frío arreciando, para la mayoría valieron la pena las largas horas de espera tan sólo por mirar cinco segundos al Papa. 

Ve también

Senadora lanza a su hijo para abrazar al Papa

¿Angélica Rivera violó el protocolo para recibir al Papa?

Esto le dijo AMLO al Papa

Loading...
Revisa el siguiente artículo