El Papa desea un México sin migración o muerte a manos de traficantes

Con el demonio no se dialoga, no se puede dialogar, porque nos va a ganar siempre, dijo al improvisar en una parte de su homilía en Ecatepec, Estado de México

Por ERIKA PADRÓN

Con alabanzas y gritos de felicidad más de 300 mil almas recibieron al papa Francisco en el terreno El Caracol ubicado en Ecatepec, Estado de México.

En dicho lugar, el Sumo Pontífice ofició la tan esperada misa multitudinaria, la cual reunió a decenas de personas de diferentes partes de la República Mexicana y de algunos países de Latinoamérica.

Durante su homilía Francisco habló sobre las tentaciones que rodean al hombre: la riqueza, la vanidad y el orgullo. Y exhortó a preguntarnos hasta dónde estamos conscientes de ellas y a no creer que éstas nos dan la felicidad.

Algunos feligreses esperaron más de ocho horas para ver al Pontífice sin importar el frío. Pancartas y carteles con el lema “Bienvenido Francisco”, “Misionero de misericordia y paz” y “Danos tu bendición” se podían observar en el terreno plano de 45 hectáreas ubicado en el ex lago de Texcoco y cerca del centro comercial y unidad habitacional Las Américas.

TE RECOMENDAMOS

Papa será testigo de alta a dos niños libres de cáncer en Hospital Infantil

El día que el Papa Francisco usó las palabras de Octavio Paz

Ecatepec, el municipio que se “maquilla” para ver al Papa

Frente a cientos de miles de personas que acudieron a la segunda misa multitudinaria en el país, realizada en un municipio afectado por la violencia, el Pontífice llamó a que México se convierta en “una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”.

“Ayuden a hacer de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidad”, dijo durante la oración del Ángelus.

“Donde no haya necesidad de emigrar para soñar, donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar, donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”, añadió.

Ecatepec, en el Estado de México que bordea la capital, ha padecido un recrudecimiento de la inseguridad. Las mujeres son uno de los sectores más vulnerables. El Observatorio Nacional del Feminicidio ha documentado al menos mil 554 mujeres desaparecidas desde 2005.

Nada con el diablo

Durante su homilía, el Pontífice dijo a los fieles que sabe que no es fácil evitar la seducción del “dinero, la fama y el poder” que pone frente a ellos el demonio y les advirtió que sólo con la fuerza que da Dios pueden enfrentarlo

“Metámoslo en la cabeza: con el demonio no se dialoga, no se puede dialogar, porque nos va a ganar siempre”, dijo el papa al improvisar en una parte de su homilía.

Un día después de arremeter contra el narcotráfico y la corrupción, el papa criticó a quienes se adueñan de la riqueza destinada a todos.

“Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta es el pan que se le da de comer a los propios hijos”, dijo.

Mensaje de paz

“El papa no va a cambiar las cosas, pero al menos tocará el corazón de quienes hacen daño e intentan destruir el país”, dijo Graciela Elizalde, una indígena mazahua de 35 años, que llegó desde las seis de la tarde del sábado para asistir a la misa.

“Él es mensajero de la paz porque precisamente eso es lo que necesita México, no sólo Ecatepec”, dijo.

“Viene a Ecatepec porque aquí lo necesitamos: han aumentado mucho los secuestros, los robos y la droga, y trae su aliento”, comentó Ignacia Godínez, un ama de casa de 56 años. “Su mensaje llegará a quien lo necesita, para que sepan que somos más los buenos que los malos”.

Junto a ella, su hija Alejandra Gallardo, de 23 años, dijo que le gusta que el Papa sea una persona que “no anda con rodeos, sino que enfrenta los asuntos de forma directa y sin palabras bonitas”.

Johana Lugo, originaria de Venezuela, dijo tenerle “una fe inmensa al Papa” y acudir a la misa para pedirle que su país se pueda reconciliar en estos momentos de división política y social. Ella llegó a la medianoche a Ecatepec.

Desde Dallas, Estados Unidos, llegó Delia Villegas desde Dallas, quien comentó: “el sacrificio lo vamos a hacer porque queremos ver a nuestro Santo Padre”.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Artista urbano crea megagrafiti por la visita del Papa en Edomex

Papa Francisco regala diadema a la Virgen de Guadalupe

Los “regaños” del Papa a los obispos

Rompe protocolo

La misa del domingo se realizó en un campo de un centro educativo que se estima tiene una capacidad para cerca de 400 mil personas. En el lugar se acondicionó un altar con una imagen de la Virgen de Guadalupe.

Francisco salió a pie la mañana del domingo de la Nunciatura apostólica de la Ciudad de México y dedicó unos minutos a saludar y bendecir a la gente que lo aguardaba, sobre todo mujeres, niños y enfermos. Luego volvió a la residencia y abordó el papamóvil.

Antes de llegar a Campo Marte para ser trasladado en helicóptero hacia Ecatepec, Francisco rompió el protocolo y el papamóvil hizo una parada frente a un grupo de religiosas que emocionadas le obsequiaron un ramo de rosas blancas.

En Ecatepec, con más de 1.6 millón de habitantes, varias pantallas gigantes fueron colocadas a lo largo del camino para seguir minuto a minuto el traslado del papa.

Al término de la misa, Francisco se trasladó al Seminario Diocesano para concluir su visita a Ecatepec y luego trasladarse de vuelta a la Ciudad de México   http://Papa será testigo de alta a dos niños libres de cáncer en Hospital Infantil para visitar el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, donde será testigo del alta médica a dos niños libres de cáncer.

Recibirá un dibujo por parte de uno de los niños, y en respuesta el pontífice le dará al menor las gotas de la vacuna contra la poliomielitis.

Francisco, es el segundo Papa que visitará este hospital pediátrico, el anterior fue Juan Pablo II cuando vino por primera vez a México.

Con información de agencias

Crónica: Francisco y su primera vez en Palacio Nacional

Loading...
Revisa el siguiente artículo